Se buscan líderes charros

Jun 22nd, 2017 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Es vacilada. El maestro Rogelio Cerda Pérez, egresado de University of Texas at Austin, no puede rebajarse a ser delegado del PRI en Tamaulipas.

La camorra que se traen las pandillas priístas locales le mancharían el plumaje ¿a quién se le ocurrió que él?.

Se presenta como licenciado en “Jurisprudencia Comparada” por dicha casa de estudios, con una maestría ahí mismo en Derecho Comercial. Suena bonito ¿no?.

Es originario de Nuevo León, hijo del periodista Francisco Cerda Muñoz, único en el mundo que ha sido director de una facultad sin tener título.

Ambos, padre e hijo, fueron diputados federales.

Estaremos pendientes si más adelante se confirma que el señor Cerda se atreve a recibir el nombramiento para venir a organizar la elección de presidente del CDE. Se entiende que el gerente que nombren tendrá vigencia hasta diciembre del presente. En adelante podría darse una sucesión por prelación, como ellos dicen.

Por cierto, los priístas hablan de la jerarquía estatal pero no se ocupan de los sectores pilares (CNOP, CTM y CNC) que ya despiden olor a muerto de tres días, como dice el populacho.

Lo raro es que no hay tiradores a la nómina de los sectores. Los militantes protestan y piden renuncias, pero hasta ahí. No hay quien renuncie cuando hay dinero fácil.

No han levantado la mano aspirantes, por ejemplo, a las canonjías que tiene Don Edmundo “La Peineta” García Román desde hace por lo menos 12 años (sucesor de Diego Navarro Rodríguez).

Es más, el tampiqueño dirigente de ningún sindicato está pensando ya en su reelección. Se daría ahí por agosto del presente muy al estilo del desaparecido Fidel Velázquez, con dedazo desde la gran capital.

Para el priísmo local representa un cero a la izquierda. Sin embargo los regionales mejor posicionados como Reynaldo Garza Elizondo, de Reynosa, o Juan Villafuerte Morales, de Matamoros, no han dicho esta boca es mía. Solo les interesan sus cuadros locales.

Uno más con posibilidad de alcanzar el liderado es Daniel Peña Treviño, de Nuevo Laredo, pero no ha dicho que quiere.

En última instancia la decisión la tendrá que tomar el pastor mayor, Carlos Aceves del Olmo, jefe nacional cetemista.

Lo cierto es que Edmundo ya es un apestado. Se le rebelaron varias federaciones como la de Altamira y otras ni lo toman en cuenta.

En El Mante el jefe regional se fue con el PAN y ahora es diputado local. Nada hizo García por conservarlo y menos mantener la unidad de los trabajadores. No le interesa la organización ni sus militantes.

Llegado el momento, como es la costumbre en este tipo de organizaciones, si los Dioses nacionales dicen que La Peineta se va -se va lleno de billetes-, es de suponer que expedirán un anuncio económico en los principales diarios y portales de Tamaulipas: “Se solicita líder charro”.

No hay quien le tire tampoco al mosqueado y solitario edificio de 17 Rosales, la CNC, donde ahora cobra Don Florentino Aarón Sáenz Cobos, propietario cañero de El Mante.

Tino ingresó a la organización el cinco de octubre del 2014 y por tanto debe entregar el changarro hasta el 2018 ¿lo van a dejar ahí? Es lo que no han dicho los pastores del CEN.

Dicen que jalan más votos verdes un par de caguamas que Tino en los ejidos. A los ejidatarios les urge un nuevo líder charro que de perdido vaya a saludarlos a sus comunidades.

Lo sacaron de la Secretaría General de Gobierno para ir a administrar el voto y la esperanza de los campesinos.

Menos han dicho los priístas si el remedo de jefe de la CNOP, Efraín de León León, va a ser despedido para revolucionar actividades. Llegó a la caja de los billetes el 21 de agosto del 2014 por decisión de Egidio Torre Cantú.

Con estos antecedentes, no es un secreto que los pilares del Revolucionario siguen en manos del ex Gobernador que saqueó las arcas de Tamaulipas y se fue a vivir a Nuevo León.

En un momento dado, si se lo propone, podría decidir el nuevo jerarca tricolor en la entidad. La elección es el 26 de agosto en consejo estatal.

Los aspirantes solo necesitan el apoyo de los tres sectores, el 22 por ciento de los comités municipales, el 20 por ciento de los consejeros o el cinco por ciento de los afiliados (lo que está más difícil).

Por ahora los “pilares” le han funcionado bien al otrora poderoso partido. Funcionaron bien al servicio del Gobernador en Turno. Pero los vientos han cambiado ¿seguirán jalando la carreta? ¿se van a rebelar?.

En otras cuestiones, en el ayuntamiento local parece haber decisión del alcalde Oscar Almaraz Smer para dar por terminado el contrato de concesión de parquímetros con la empresa Victoria Meters, presunta propiedad de políticos del pasado en el gobierno del estado.

En las primeras pláticas, los abogados han expresado sus temores de una demanda de la empresa, exigiendo la indemnización de hasta 60 millones de pesos por romper el compromiso.

Algunos regidores opinan que nada pasará. Se recuerda que, en el 2008, en cuanto ocupó la alcaldía de El Mante, Héctor López González retiró los parquímetros sin que nadie le dijera algo. Tampoco los echaron a funcionar por cuenta del municipio.

El contrato dice que no caben demandas del ayuntamiento victorense, que es cosa juzgada, que se tendrá que pagar. Victoria Meters echa miedo.

Si retira la concesión –como parece la intención-, Almaraz se echará a la bolsa un buen de popularidad. La opinión del cuerpo edilicio y los sectores activos es que el sistema siga funcionando pero los ingresos entren directamente a Tesorería.

Los vividores ya sacaron bastante tajada. El contrato dice que invirtieron dos millones 130 mil pesos que recuperaron en los primeros cuatro meses de operaciones.

El tema está sobre la mesa.

Si seguimos con la capital ¿cuáles son las cartas que tiene el PAN para tratar de arrebatar la alcaldía al PRI? La dejamos para siguiente entrega.

Leave Comment

*