En Morena, nada para nadie

Ago 29th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Actitud conciliadora la de Sergio Guajardo Maldonado, al llegar a la presidencia estatal del PRI. Quiere dialogar, ser incluyente, evitar las divisiones y jugar a ganar en el 2018.

En la primera conferencia de prensa anunció que de inmediato emprendería la llamada “operación cicatriz”, que parlaría con los que votaron en su contra y con con su contrincante Oscar Luebbert Gutiérrez.

Como primer compromiso, hacer un recorrido por los 43 municipios para reactivar la estructura. Sabe que lo necesita. La mayor parte de los Comités permanecen abandonados, sobre todo ahí donde son oposición en los ayuntamientos. Urge por lo menos una sobada de espalda a los militantes fieles.

Guajardo quiere repetir la historia de otros dirigentes, tender el brazo de unidad y llevar palabras de ánimo sobre la fortaleza del partido. No es tanto conocer a los grupos, ya los conoce. Fue presidente de la CNC.

A lo mejor llegó tarde en su propósito, o necesita echarle más ganas.

Luebbert, como cabeza de un grupo fuerte de militantes, comenzó movimientos que, si bien están muy lejos de abandonar el partido, no van a permitir imposiciones que vengan desde los escritorios.

Hablamos de una “corriente crítica” como la que en su tiempo encabezaron Mauricio Cerda Galán y Emilio Villarreal Guerra, siempre atentos a los desvíos de los jefes tricolores.

El segundo llegó a proclamarse presidente del PRI alterno.

En el grupo de consejeros que le fueron fieles a Oscar, se habla de presentar renuncias. Se sienten agraviados. Hubo complicidades y traiciones, dicen. Para lo que sigue, seguro que no van a presentar la otra mejilla.

El “Checo” conciliador podría salvar al partido de una debacle. Si Egidio Torre Cantú clavó la tumba tricolor y colocó los primeros clavos del cajón, Guajardo podría revertir situaciones. Si lo hace bien.

De por si hay escurrimientos de la víspera. Son muy raros los militantes convencidos. Hay quienes buscan un interés personal. Ya se fueron con Morena.

Para los fieles, el temor es una desbandada. Puede comenzar en la frontera precisamente, tal y como llegaron los vientos del cambio.

Lo hecho está. No puede haber renovación de dirigencia en diciembre, como marcan los estatutos (habrá comenzado el proceso electoral). Don Checo tendrá que hacer una intensa labor de fortalecimiento.

Lo que sigue es “enaceitar” los municipales, llenar los huecos que dejaron aquellos que abandonaron el barco.

Nombrar a los delegados municipales también. Tiene que conceder posiciones a grupos y organizaciones.

Como un partido que no está en el poder, ya no serán los mismos sueldos de 16 mil pesos quincenales para esos delegados, aparte de las plazas en el gobierno (la mayor parte en la Secretaría General y el Colegio de Bachilleres).

 

Desde Reynosa lo estarán vigilando de si beneficia solo a Jesús Villanueva Perales, Homar Zamorano Ayala, Jorge Camorlinga Guerra, Librado Treviño, o esos que parasitaron por largos años en la CNC.

Si Guajardo Maldonado aterriza su actitud conciliadora, podrá cantar victoria en el 2018.

La lucha es contra Morena y López Obrador. Están unidos en su contra el mismo PAN-PRI-PRD. Harán una tercia para (tratar de) frenar al tabasqueño.

López y su gente van en caballo de hacienda. Se dirigen hacia una victoria aplastante en Tamaulipas (en todo México).

Por cierto, los “pejistas” nos aclaran que no han designado candidatos o coordinadores operativos. Hay tercias que se enviarán al comité nacional. Allá tomarán la decisión final.

El CEN puede decidir por sondeos y encuestas (aun cuando sean poco creíbles) o de manera directa.

Los estatutos dan posibilidad de postular a gente externa, cuando comprueben que con ellos pueden alzarse con la victoria.

Así pues, no hay anda para nadie en las senadurías, diputaciones federales y alcaldías. La última palabra vendrá del centro.

Para el senado, el dirigente estatal de MORENA, Enrique Torre Mendoza, supo aprovechar bien su posición (y recursos del partido) para promoverse oportunamente entre los consejeros.

Hay críticas para él. No hizo por el partido, jamás encabezó movimientos sociales, pero es el primero que se apuntó para llegar al Congreso de la Unión.

Sin embargo, si Américo Villarreal Anaya garantiza más votos, el CEN dirá que más convenga. Y lo mismo en Reynosa con JR Gómez Leal y Adrián Oseguera en Madero.

Para la alcaldía de la capital se encamina Eduardo Gattas Báez, el mismo que perdió la diputación por el Distrito Sur en el 2016. Difícilmente podrá ganarle al PRI y PAN. ¿Resultados? El voto cruzado.

La del 2018 será una batalla sin límite de caídas. Todo contra El Peje.

Después de una larga investigación, el Procurador Irving Barrios Mojica dio a conocer este martes la detención de Jorge González como presunto responsable de la muerte de su esposa, la española María del Pilar Garrido, “secuestrada” en Villa de Casas cuando venían de La Pesca.

Dijo que fue detenido en Victoria. Laboraba para la Secretaría de Seguridad Pública.

El candidato único a la Rectoría de la UAT, José Andrés Suárez Fernández, inició los recorridos de campaña que lo llevarán a los diferentes campus de la casa de cultura. Comenzó en ciudad Victoria.

Esto le permitirá tener un mejor diagnóstico de la situación y las aspiraciones de la comunidad universitaria, para emprender su rectorado a partir de enero del 2018.

Aparte, el Periódico Oficial del Estado publicó este martes el acuerdo gubernamental que crea el Fideicomiso de Administración e Inversión del Impuesto por Servicios de Hospedaje. No será el gobierno el que maneje directamente el dinero que pagan los clientes de hoteles en Tamaulipas.

Habrá un Consejo Técnico que decidirá a qué promociones se destina ese dinero. En el mismo están incluidos representantes de la Asociación de Hoteles y Moteles y el Presidente del Consejo Consultivo de Turismo.

Tiene sesión el IETAM el miércoles a las dos de la tarde. El punto principal es el acuerdo con el INE para hace efectiva la realización del proceso electoral 2017-18.

Leave Comment

*