La noche de Tlatelolco

Oct 2nd, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Siempre lo mismo. Que el dos de octubre no se olvida. Ese día se recuerda la represión más brutal del gobierno en contra del pueblo mexicano.

A 49 años de distancia el tiempo parece haber curado esa herida que causaba dolor principalmente en la juventud. La resignación ha llegado. Las nuevas generaciones no saben y poco hacen por enterarse de aquella tarde noche en Tlatelolco. Están preocupadas por otras cosas.

Los actores le van rindiendo tributo a la madre tierra y, con ellos, se van los testimonios de primera mano.

Para los tamaulipecos que de alguna forma tomaron parte, el dos de octubre también ha quedado muy lejos. La última reunión nostálgica que sostuvieron, en la capital, fue hace ocho años.

Terminaron los días de los románticos de la izquierda que soñaban con llegar al poder algún día.

Los nombres de los actores cada vez se diluyen y se pierden.

Por ejemplo Jorge Peña Martínez, que habría formado parte del Consejo Nacional de Huelga.

El granito de arena de los pintores victorenses Alejandro Rosales Lugo y Javier Cázares Perales. Pintaban mantas del movimiento del 68´.

Casi en el umbral del olvido los nombres de Aarón Garza y José González Sierra, de la facultad de Ciencias Políticas.

Igual de un Oscar Rivera, de Matamoros, dedicado en los últimos años a escribir libros de historia.

Dícese que los hermanos Hugo Andrés y Laura Araujo de la Torre eran muy jóvenes, pero ya andaban por ahí de grillos junto con los Salinas de Gortari. En los últimos años se fueron a organizar comunidades rurales, como Batopilas, Chihuahua, y La Lima, S. L. P., hasta que los coptó el sistema y renunciaron a sus principios doctrinarios.

En la lista el profesor Ramón Salazar, Raúl Castellanos y los hermanos Raúl e Ismael González.

Se menciona a un Hugo Valladares –en años recientes Tesorero de la UAT-, Carlos Amador Jiménez Lara, Efraín Tovar, Pedro Báez, José Luis y Jesús Cedillo, David Zúñiga y José Luis Liceaga.

Los historiadores no han escrito la obra que recoja esos testimonios que se diluyen en el tiempo. Necesitan hacerlo ahora, o no lo harán nunca.

Se nos escapaban el maestro Max Avila Hinojosa, Pablo Balboa (siempre en las izquierdas) y Florentino Silva, eterno empleado del ayuntamiento capitalino.

Hay quienes vivieron cualquiera de las dos represiones, dos de octubre y dos de junio.

Cada quien tiene sus versiones. Estudiaban en las vocacionales, la UNAM, Politécnico, o escuelas independientes.

En los primeros años posteriores, los tamaulipecos de izquierda se encargaban de mantener vivo el recuerdo con su voz de condena y exigencia de justicia. En los útlimos predominó el olvido. Al rato solo existirá como una fecha perdida en el calendario. Al gobierno –de cualquier partido- no le interesa que se tenga presente.

Una encuesta de Mitofsky, de hace dos años, dice que el 95.1 por ciento de los mexicanos recuerdan qué se festeja el diez de mayo, pero apenas el 45 por ciento tiene una vaga idea de lo que sucedió el dos de octubre.

De la normal rural “Lauro Aguirre” –Tamatán- salieron activistas de vanguardia que inundaron el campo mexicano dispuestos a imponer el marxismo o socialismo. Cobraron sus primeros sueldos y se perdieron.

En esa misma escuela estudió parte de su carrera el profesor rural Lucio Cabañas Barrientos, el guerrillero. Estuvieron alojados miembros de la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos.

De aquí es originario Elías Orozco Salazar (también Anselmo Herrera), que formó parte de la efímera Liga Comunista 23 de Septiembre. Participó en el fallido secuestro del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada.

La sociedad ha evolucionado. La globalización comienza a terminar con valores y costumbres. Al rato serán héroes personajes como Agustín de Iturbide y Manuel Gómez Morín.

En otros temas, pocos periodistas y menos la comunidad tamaulipeca saben quién es la jefa de Turismo del Gobierno del Estado. Está enlistada en la “pasarela” de la glosa del informe del Gobernador ¿Tiene futuro político?.

Los datos oficiales nos dicen que es licenciada en Mercadotecnia por el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas (2001). En su carrera se ha dedicado a la iniciativa privada, gerente de Mercadotecnia de GMP y gerente de las Tiendas de Descuento Arteli (propiedad del ex alcalde jaibo Arturo Elizondo).

Esa cartera es de nueva creción. Le dio la cartegoría el gobieno de los vientos del cambio.

Hay dos subsecretarios, jefe técnico de gabinete y alrededor de 20 jefaturas y direcciones, como promoción electróncia, redes y enlace, diseño de imagen de campañas y comunicación y relaciones públicas.

El que escribe no cree que se le pudiera dar proyección política en la estructura del PAN.

Otros insisten en que Cecilia del Alto López, otra de las que acudirán a la pasarela, tiene futuro en el municipio de Victoria. Todo puede suceder.

Su ficha oficial dice que es ingeniera civil por el Tecnológico de Monterrey, con desempeño también en la IP. Ocupó la gerencia POSTENSA, Posgtensados y Diseño de Estructuras, y del Sistema Pontensado de VSL Corporation, ambas en el Valle de México. Nació en septiembre de 1981 ¿Sorpresa?.

Este lunes en conferencia de prensa, el dirigente priísta Sergio Guajardo Maldonado dijo que, para finales de octubre, tendrá listos y enaceitados los 43 comités municipales de su partido. Listos para la contienda del 2018.

Mientras tanto en las filas de Morena, pero en Tula, ya fue demandada penalmente y citada a declarar ante la PGJE la aspirante a la alcaldía, Micaela Chaires Lara, por el delito de despojo de inmueble. O regresa un terreno de una hectárea que se “voló”, o va a dar al botellón con sus huesitos.

Leave Comment

*