Azules rumbo al senado

Oct 26th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ya está más que dicho que la solución varonil del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca para el senado, es el ahora jefe de SEBIEN, Gerardo Peña Flores ¿Y de mujeres?.

Debe tener ya sus propuestas que desde luego no son Leticia Salazar Vázquez, Elva Valles Olvera, Lidia Madero García o Lázara González Aguilar. Ellas harán la lucha por su cuenta. Su éxito dependerá de quién quede como candidato a la Presidencia de la República.

Por lo menos –fuera de Elva que ya lo es- pelearán una candidatura a San Lázaro por cualquiera de las dos vías.

Ahora senadora con licencia, la presidenta por Reynosa, Maki Ortiz Domínguez, podría también solicitar ir en la boleta para la cámara baja.

Tradicionalmente los gobernadores piden al partido -su partido; el partido que sea- las dos fórmulas, hombres y mujeres, conjuntamente con los distritos de mayoría y, si se puede, la inclusión en plurinominales.

Los gobernadores tienen mano porque es de las arcas estatales donde salen los recursos para las campañas. El subsidio que reciben los partidos no es suficiente para financiar el proselitismo entre el conjunto de ciudadanos cada vez más exigentes. Quieren algo por su voto.

El caso de las senadurías por Tamaulipas merece análisis y reflexión. Desde hace dos no las gana el PRI. Los azules las tienen por su cuenta.

En el 2012, por el lado priísta, el Gobernador Egidio Torre Cantú pudo colocar a la entonces coordinadora parlamentaria del Congreso, Guadalupe Flores Valdez, una mujer con mucha experiencia en las lides campesinas.

Pero se le “fue” la otra fórmula, que encabezó Manuel Cavazos Lerma quien ocupó primer lugar de las fórmulas. Para su desgracia perdieron por mayoría.

Por el PAN jugaron y ganaron Maki Ortiz y Francisco García Cabeza de Vaca. Se alzaron con el triunfo, pidieron licencia y ahora están en el desempeño que ya conocemos.

Seis años antes ganaron José Julián Sacramento Garza y Alejandro Galván Garza. El PAN se fue arriba en la presidencial y arrasaron con casi todo.

En el 2000, en pleno “efecto Fox”, de milagro ganaron los priístas Laura Alicia Garza Galindo y Oscar Luebbert Gutiérrez. Los había colocado el Gobernador Yarrington (ella con apoyos en el centro del país).

Pues bien, los azules dan por descontado que ganarán otra vez los dos escaños de mayoría. Con mayor razón ahora que son poder en la entidad. Los tricolores aseguran que a la tercera es la vencida ¿Para quién será la razón?.

Interesante saber quiénes van a confrontar. Del éxito mucho dependerá el abanderado a Los Pinos. Los triunfos al senado se generan de “rebote”.

¿Quiénes por el PRI? Ya los destapó el jerarca Sergio Guajardo Maldonado.

Si continuamos con los partidos, deben estar muy preocupados en Palacio y en el edificio del Doble Cero Boulevard Balboa, porque el PT va en alianza con López Obrador.

Los empleados de Alberto Anaya, propietario de dichas siglas, han iniciado una andanada en contra del gobierno federal por descubrirles y cerrar, vía PGR, algunos de lo CENDIS que funcionaban con el subsidio que otorga el INE –ante IFE-.

Está de risa la fuerza petista.

Don Arcenio Ortega Lozano y Alejandro Ceniceros consiguieron en el 2016 la friolera de ocho mil 200 votos para Gobernador.

En Victoria, donde está el “grueso” de la militancia, levantaron mil 115 sufragios que no fueron suficientes para conseguir una regiduría de partido. Menos llegaron al Congreso del Estado.

López Obrador ya debe haber calculado los riesgos de ir en asociación con el Partido del Trabajo. En otras épocas el PRI le “prestaba” votos.

Desde que se fundó, hace alrededor de 25 años, solo ha tenido como gerente a Anaya, fundador de de Tierra y Libertad en la ciudad de Monterrey en los años setentas.

El año pasado perdió el registro. En el 2017 se le fueron a Anaya 300 millones de pesillos. Nadie protestará si “el sistema” desaparece esa organización.

En Victoria empezaron a cerrar sus oficinas. Los jefes regresan a su tierra, Nuevo León.

También en el tercer piso de Palacio deben estar nerviosos porque tendrán de contrincante a un Verde Ecologista dividido.

Su clientela en el 2016 fue de ocho mil 850 sufragios, que no les alcanzaron para un escaño plurinominal. Pero su socio, el PRI, les “prestó” para que llegaran con un escaño.

Los medios de comunicación han magnificado la “fuerza” de las siglas propiedad de Anaya y la familia González, respectivamente.

Da pena decirlo pero así es. Son partidos que se encaminan a su liquidación total.

El alcalde de Padilla, Eduardo Alvarado García, tiene varios meses que no se para en el edificio del ayuntamiento. La voz de la calle lo ubica en un sótano de su casa, a prueba de balas y explosivos, allá por el poblado El Barretal.

Sin embargo elaboró –se publicó en el Periódico Oficial del Estado- el reglamento interior del ayuntamiento, en cuyo artículo once menciona que es obligación del presidente “conceder audiencias al público por lo menos 3 horas diarias y vigilar el cumplimiento del Plan de Desarrollo Municipal y los programas que se deriven del mismo”.

Maneja los asuntos del municipio a control remoto.

Es un tipo folklórico. En ocasión anterior fue candidato a senador y presidente de Victoria por el PRD. Es la segunda vez que el PAN lo cobija para Padilla, donde ahora dice que vive (porque el es originario de Hualahuises, N.L.).

El mismo POE publicó este jueves los montos de la deuda pública estatal (sin la renegociación que en fecha reciente aprobó el Congreso del Estado). Quedan pendientes de pago -al último de septiembre- once mil 501 millones de pesillos. La cuenta original era de 13 mil 66.

El crédito más antiguo vienen de octubre del 2010. Desde entonces se han pagado mil 565 millones de pesos. Después de todo, no es tanta la lana pendiente.

Leave Comment

*