El costo de los debates

Mar 26th, 2018 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El coordinador parlamentario de la 63 legislatura, Glafiro Salinas Mendiola, le ha dado en el clavo: Tamaulipas necesita una actualización legislativa total.

Con la colaboración y apoyo de las fracciones hacia el interior del Congreso del Estado, se propone realizarla.

Es menester modernizar las 126 Leyes en vigor, muchas de ellas arcaicas. La misma Constitución necesita una sacudida, urgente.

Nuestra Carta Estatal viene de 1921 y, contiene en las obligaciones de los ciudadanos tamaulipecos: «Enlistarse en los Cuerpos de la Policía Rural del Estado para defender su territorio y su soberanía…»

La Policía Rural desapareció desde hace mucho tiempo.

Hay contenidos que ya no vienen al caso, como ejemplo, de que para ser ciudadano tamaulipecos se necesita tener «un modo honesto de vivir» ¿así debe ser?.

Leyes en desuso que necesitan derogarse como la de Imprenta, que data de 1925, tiempos del Gobernador Emilio Portes Gil, que nunca se aplicó. El delito de difamación ya ni existe.

En el gobierno de Emilio Martínez Manautou se dio un avance en la actualización de los Códigos, Civil y Penal y de Procedimientos, se crearon Leyes como la de Educación, Orgánica de la Procuraduría, de Salud, Contaduría Mayor de Hacienda. A muchos años necesitan ponerse al día.

Los 117 reglamentos requieren de una sacudida completa, sobre todo los que se refieren a Educación y Salud. Los tiempos han cambiado.

Aparte, urgen otras acciones. Hay Leyes que no pueden entrar en vigor porque la Secretaría General de Gobierno no ha expedido la reglamentación (son acuerdos del Gobernador en turno).

Tiene razón Don Glafiro cuando afirma que hay ordenamientos que propician la corrupción e impiden el desarrollo de los sectores productivos. La burocracia ahoga renglones prioritarios.

En la administración del sombrerudo Manuel Cavazos Lerma se combatió ese burocratismo, pero no fue suficiente para agilizar gestiones y trámites.

Creó en 1994 un Programa General de Simplificación y Modernización Administrativa de las dependencias del gobierno del Estado, que luego se perdió en el mismo burocratismo.

En cada administración los funcionarios llegan con muchos bríos pero a los cuantos meses se ocupan de ellos mismos, de echar manotazos sobre el presupuesto, a ganar dinero fácil por la vía ilícita.

Respecto a las Leyes penales, hacen falta tipificar varios delitos como graves; otros cuya persecución se de por oficio.

Alguien tiene que meter mano en el Código Municipal, Ley del Trabajo de los Servidores Públicos o Ley del Trabajo del Estado para regular a los sindicatos de las Comisiones de Agua Potable y Alcantarillado. Son gremios que pertenecen a la CTM. Representan un nido de parásitos, un barril sin fondo que pueden realizar paros y huelgas.

Hay trámites que el ciudadano puede realizar por vía de Internet para ahorrarse gastos y hasta «mordidas» de empleados. La eficiencia está en un gobierno electrónico.

A nivel nacional, Tamaulipas está muy lejos de los primeros lugares en factibilidad para hacer negocios, por los trámites. Al frente avanzan Aguascalientes, Edomex, Colima, Puebla, Sinaloa, Guanajuato y Durango.

Bien por Salinas Mendiola. Es un hombre con empeños y que sabe trabajar en equipo. Las propuestas de renovación surgirán de los segmentos de población inmersos.

En otros temas, una vez más decimos que la democracia es cara.

Ahora sabemos que, para el evento del primer debate de los candidatos a la gubernatura de Tamaulipas en abril del 2016, el locutor o moderador Fructuoso Sáenz García (de Matamoros) cobró 80 mil pesillos por las menos de dos horas que estuvo en el micrófono con preguntas ya elaboradas. Les dio lectura.

Participaron Baltazar Hinojos Ochoa, Armando Vera García, Francisco García Cabeza de Vaca, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, Martín Garza González y Abdíes Pineda Morín.

Rentar la planta de luz, de emergencia, tuvo una erogación de 83 mil 492 del águila y construir el escenario registró nada menos que 461 mil devaluados. La pura renta de los equipos de audio fue de 61 mil 500 varos.

En esos pagos se fueron casi 700 mil pesillos, y falta la renta del local en que se dio el encuentro.

Con razón esta vez los candidatos a senadores, diputados y alcaldes, casi dos años después, no han dicho nada respecto a debatir. Los precios andan por las nubes ¿no cree usted?

Sin acusar, sería interesante que alguien -fiscalización- le echara lápiz a si son los precios mínimos o promedio en el mercado de esos servicios.

No se deben comprar toallas de baño a 18 mil pesos (Vicente Fox en Los Pinos), o cobijas a cinco mil (El Bronco, en Nuevo León).

Por brindar «asesoría jurídica en materia laboral» al IETAM, el abogado Francisco Javier Florencia Saldívar cobra 86 mil 900 pesillos.

Ya en el 2018, en enero, el organismo desembolsó 58 mil varos por 360 ejemplares del manual de funcionarios de casilla, para la empresa Maxigráfica de apellidos muy conocidos en la ciudad capital.

En diciembre, Mauricio Ostos Herrera recibió el pago de 127 mil por imprimir la revista Gaceta que elabora el árbitro.

Por noviembre del 2017, el IETAM le pagó a Juan Carlos López 179 mil del águila, por «grabar» las entrevistas que se hicieron a los aspirantes a integrar los consejos municipales.

Claro que la democracias es cara. Debe haber cientos de interesados en hacer esas chambitas al árbitro.

Quien sabe por qué el gobierno del Estado se negó a desembolsar los 517 millones que le pedían los del Instituto como presupuesto para el 2018.

Don IETAM debería hacer una «polla» cobrando a los candidatos, de partidos e independientes ¿no cree usted?. La democracia saldría un poco más barata al erario.

 

 

Leave Comment

*