Victoria, la pesadilla del bienio perdido de Oscar Almaraz está por terminar

Jul 13th, 2018 | By | Category: Nota del día

(CAP. PRIMERO)

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Es una noche muy larga. Entre paseos por los bulevares, fiestas por la calle 17, carnes asadas y discadas, el alcalde Oscar Almaraz Smer está por cumplir su triste bienio.

Enmarcado esto con los contratos de obra y compras para los amigos, los financiadores de la campaña a los que se prometía un futuro halagador que terminaría en el Palacio del 15 Hidalgo y Juárez. Algo que terminó en la frustración.

Ya falta menos para ver la luz del túnel. Dos meses y medio y la pesadilla habrá terminado.

El despertar de un pueblo harto de lo mismo y los mismos, quiso que esa larga noche no se prolongara más.

Lo que nos deja a los victorenses: Una capital en que los baches son de concurso, calles y avenidas oscuras, semáforos descompuestos, un deficiente servicio de limpia y, lo que más duele a los ciudadanos, la inseguridad que nos ha colocado como el primer lugar nacional en delitos.

Lamentable también el incremento de impuestos, multas y derechos para pagar un burocratismo que disparó su administración.

En obra pública saludando con sombrero ajeno. Inversiones ordinarias de los gobiernos federal y estatal que tienen que aplicarse y, por tanto, no son presupuesto del municipio.

La comunidad está deseosa de acciones que signifiquen una auténtica administración y no servirse de ella junto con sus amigos, un gobierno que sea de puertas abiertas y trasparente, que terminen los negocios en lo oscurito.

El que se va niega audiencias al pueblo y oculta información oficial como lo demuestra la página de “trasparencia municipal”.

Cuando llegó al poder parecía bueno; con el paso de los días se le “subió”.

Ganó en un dudoso proceso electoral con diferencia de mil 990 votos. Obtuvo su triunfo “en la mesa” de los tribunales.

Ya con el poder se olvidó de sus promesas de campaña, del Plan Municipal de Desarrollo y hasta de su antiguo compañero de partido Fernando Méndez Cantú, que obligó al cabildo saliente a “regalarle” 37 millones de pesos para la compra de camiones de limpia y patrullas viales.

En esa ingratitud, Méndez no mereció una sola mención en el bienio. Al contrario, se ganó las críticas del reeleccionista en sus ansias de perdurar tres años más en el poder, al afirmar que el antecesor mantenía una administración burocratizada y llena de aviadores.

Almaraz llegó y disparó el gasto corriente, atiborró la administración de direcciones operativas, aumentó los sueldos de jefes y cuerpo edilicio.

Igual, para financiar esa administración obesa de personal, incrementó los impuestos y derechos que cubren los victorenses. Volvió obligatorio el manifiesto de predial hasta por 250 pesos por cada causante, amén de otras sangrías al bolsillo de los capitalinos.

Repartió entre sus amigos, incluso de otras ciudades, a discreción, la realización de obras federales autorizadas por el Presupuesto de Egresos de la Federación, dejando fuera a proveedores locales.

Estamos por terminar esa larga noche de dos años. La ciudadanía, harta de tantos desmanes, decidió por la no continuación.

 

DESHONROSOS PRIMEROS LUGARES NACIONALES

 

El gobierno almaracista nos otorgó deshonrosos primeros lugares nacionales. La pacífica Ciudad Victoria fue calificada por el Observatorio Ciudadano Tamaulipas (OBCITA) como la capital del crimen en México, en los delitos de mayor impacto: Homicidio doloso, secuestro, extorsión, robo a casa habitación, violación sexual y robo de ganado.

La administración guardó silencio.

Desde el primer año tuvieron que intervenir los diputados al Congreso Local, para detener cobros por carnes asadas domiciliarias que pretendían hacer para completar la abultada nómina.

Lejos quedó aquel marzo del 2016 cuando, en el marco de la convención municipal del PRI que lo postuló al cargo de primera autoridad, dijo que haría el mejor de sus esfuerzos para dar buenos resultados a su partido y a los ciudadanos.

“La gente ya no responde en forma automática a las iniciativas que no sienten de ellos, quiere respuestas concretas. La gente quiere resultados”, dijo.

No se equivocó. Resultados concretos y no ridiculeces y bromas de chapolear jardines y ofrecer discadas y pollo asado por las colonias. La yerba luce igual y las obras no se ven. El presupuesto se gasta en pagar personal.

 

EL “GUARDADITO” QUE LE DEJO MENDEZ CANTU

 

El saludo con sombrero ajeno fue la divisa de la administración que se va.

El 10 de septiembre del 2017, en su Primer Informe, dijo: “Para dignificar y acrecentar la seguridad vial, adquirimos 20 nuevas patrullas, entregamos nuevos uniformes y   fortalecimos la cultura vial”.

Del sistema de limpia comentó:

– Cuando iniciamos la administración, la ciudad padecía un grave problema: La limpieza pública. El diagnóstico era crítico, se recolectaba sólo el 60 por ciento del total de la basura generada, se contaba sólo con 9 unidades en malas condiciones y sin mantenimiento preventivo.

Se le “olvidó” que, para hacer realidad esas unidades, el pueblo, los empleados municipales y en general el alcalde sustituto, Fernando Méndez Cantú, se sacrificaron para que él, Oscar, comenzara con el pie derecho.

El 27 de septiembre del 2016, a tres días que Almaraz se instalara en el sillón municipal, el cabildo aprobó por mayoría una “modificación al presupuesto de egresos” que separó los 37 millones para comprar camiones de limpia y las 20 unidades de tránsito.

Se opusieron a dejarle el “guardadito” las regidoras Nayeli Lizbeth Gómez Ramírez, Katia Alexandra Arizpe Pedraza, Alicia Aleyda Oropeza Suárez, Guillermina Perales López, Marisela Ramos Salazar y Elsa Margarita Garza Charles, militantes del PAN y PRI. Sus mismos compañeros de partido le ponían las cruces.

El acuerdo de una sesión extraordinaria convocada por un enfermo y desgastado alcalde Méndez Cantú, tomaba recursos desde dos años atrás que no se aplicaron en programas predestinados.

Venían de subejercicios manipulados por Méndez –más bien del Tesorero Acuña Ocejo- para salvar la actuación de Oscar y su equipo.

En esa sesión de cabildo, casi en la clandestinidad, la mayoría priísta hizo el “traslado” de recursos del Fondo 7000, llamado Otras Provisiones, “a la cuenta de recursos municipales, unidades de servicios públicos y tránsito, a fin de que quede en reserva recurso para poder ser dispuesto en la adquisición de camiones recolectores de basura y patrullas, hasta por 37 millones de pesos, recurso que quedará en las arcas de la administración municipal”.

Solo faltó escribir en el acuerdo (acta de la sesión de cabildo), que era para que Almaraz se levantara el cuello.

Los recursos salieron del presupuesto del 2016 en la suma de 16 millones de pesos, más una parte similar de subejercicios de ese y años anteriores.

-Asimismo se adicionan remanentes de ejercicios anteriores por un aporte de 16 millones 940 mil pesos, para quedar con un importe total de 830 millones 940 mil pesos (presupuesto del 2016).

Los principios de la administración pública dicen que un ayuntamiento no persigue utilidades, los ingresos y gastos deben quedar en saldos iguales. Pero ellos, a través de decenas de “recortes” en las líneas de gasto, fueron reuniendo los 37 millones de pesos.

Recortaron también parte de cadenas de proyectos. Por ejemplo, le quitaron 84 mil pesos al programa de las Funciones Proyectos de Inversión; 38 mil al programa de Subsidios Sector Social y Privado o Entidades Federativas y Municipios, del 2016.

En total 291 proyectos, de los cuales muchos fueron “rasurados” a partir de junio del 2016, fecha en que el PRI perdió la Gubernatura de Tamaulipas.

Jalaron dinero desde el 2014, 2015 y 2016 para poderle dejar a Almaraz sus camioncitos.

Sin embargo, en el recuento la eficiencia de los servicios básicos no se ve. El alcalde que llega podrá decir lo mismo que Almaraz en 2016:

-Cuando iniciamos la administración, la ciudad padecía un grave problema: La limpieza pública. El diagnóstico era crítico, se recolectaba sólo el 60 por ciento del total de la basura generada, se contaba sólo con 9 unidades en malas condiciones y sin mantenimiento preventivo.

El círculo de nunca acabar.

 

SIMULAR Y “NADAR DE MUERTITO”

 

En sesión de Cabildo del cinco de setiembre 2017, el regidor Mario Alberto Ramos Tamez pronunció un mensaje que incomodó pero no hizo reflexionar al presidente y sus colaboradores.

Hablaba de una realidad que lastima, de la simulación, el “nadar de muertito” del alcalde y sus colaboradores sin poner solución a problemas ingentes de la ciudad, como el bacheo, reparación de semáforos y agua entubada.

Este es el mensaje del hoy diputado federal electo Mario Ramos Tamez:

Nos encontramos en una situación crítica en nuestra ciudad. Quien no esté consciente de esto, quien no tenga clara la gravedad de los retos que enfrentamos, no estará tampoco a la altura de las circunstancias.

Ejemplo son las fallas en los servicios básicos en que debería darse respuesta pronta para una mejor calidad de vida, y no para tomar medidas a medias, para dejar pasar el tiempo, para hacer poco cuando debemos intentar tanto.

La opacidad y la flojera son lujos y métodos de administraciones anteriores, que nos han llevado a donde estamos y no pueden ni deben ser el camino de nadie que tenga una responsabilidad pública hoy.

Se acerca el informe municipal y, con él, los ciudadanos tienen el derecho de saber a detalle la actividad pública que el alcalde ha realizado a su favor. Lo hemos visto ir y venir, lo hemos visto hacer pero es momento de saber hasta dónde llega este trabajo.

“Si queremos enfrentar con eficacia la situación en que nos encontramos, este informe debe ser transparente, debe estar AUSENTE DE MAQUILLAJES, de datos alegres y promesas futuras.

Por eso es indispensable que se nos explique con claridad qué se hace con sus valiosos recursos.

Por mencionar ejemplos, qué se hace exactamente con la recaudación de los parquímetros y si ese mecanismo de recaudación, y el uso que se le da a ese dinero, son ambos los adecuados y los más ventajosos para los victorenses y, si no lo son, qué se está haciendo para que lo sean.

El ayuntamiento no puede entregar simplemente a una empresa el dinero que puede ser utilizado en obra, mejoramiento de servicios, equipo para personal operativo o programas sociales.

Merecemos saber por qué lo hacen y si piensan seguir haciéndolo.

El pueblo merece saber esto por la simple y sencilla razón que ese dinero es suyo y sale literalmente de sus carteras.

En ciudad Victoria las cosas deben estar mejor y la esperanza debemos construirla los aquí reunidos bajo el liderazgo del alcalde.

Esta esperanza se construye con el trabajo arduo y cotidiano de todos los encargados de las áreas operativas y dependencias, se construye con eficiencia y, por eso, queremos que nos expliquen, y con claridad, cuánto tiempo es necesario para resolver algo tan sencillo como reparar un semáforo. Por qué sigue tardando tantos días.

Ante esta duda justa y real, es importante que se entregue en el informe del alcalde, información detallada de desarrollo urbano que nos permita saber las condiciones de nuestra infraestructura, cuál es la capacidad de reacción en caso de falla, y que nos de tranquilidad al saber qué tanto se está haciendo y qué tanto se puede hacer.

Si tránsito multa a tantos ciudadanos como le es posible, entonces por qué no transparentar la recaudación de estas multas, y mostrar en qué se usa ese dinero y por qué no ajusta siquiera para reparar un semáforo.

La gente tiene derecho a saber qué hacemos con su dinero y por qué no ajusta para que las direcciones del municipio trabajen y funcionen como debe ser.

También, claro, debemos hacer un análisis a fondo de la situación de direcciones como Desarrollo Urbano, Tránsito y Limpieza Pública, que se nos explique por qué la inoperancia y la incapacidad están siendo permitidas y toleradas.

Qué razón nos lleva no realizar los cambios indispensables para el buen funcionamiento del municipio, incluso en las funciones más básicas. Seamos francos, el sistema de bacheo es obsoleto y es un gasto inútil del dinero de la gente, el bache al poco tiempo reaparece y no hay un programa o plan de dejar bacheo paliativo y momentáneo.

Así no se construyen las grandes ciudades, así no se construyen las grandes ciudades de los estados.

También merecemos saber a qué se debe la incapacidad de contar con alumbrado público de calidad y por qué los ciudadanos deben de caminar a oscuras a sus casas.

Es hora de que nos digan por qué no pueden y si van a poder. Es hora de saber si hay un plan o si todo es NADAR DE MUERTITO.

No busco con estas palabras señalar u ofender a funcionario alguno, ni mucho menos manchar la manera en que está transcurriendo la administración.

Este discurso es para solicitarles, para rogarles que entiendan en dónde estamos parados y lo crítico de la situación. Es una petición para DESPERTAR a la más dura de las realidades y enfrentarlas porque, el tiempo de dejar las cosas para después, de las medidas a medias, de la simulación, de dejarle el problema a la administración siguiente, ya no existe, ya se acabó.

Hemos llegado al momento donde solo queda trabajar y resolver.

Señor presidente municipal, son ellos, el equipo de trabajo, los que al principio nos pidió su voto de confianza, son ellos los que están haciendo todo para que su administración esté quedando mal.

Aquí solo usted tiene la solución. No pedimos nada fuera de lo normal, solo pedimos ¡pónganse a jalar!.

Quiero terminar diciendo. Este no es un posicionamiento político, es la REALIDAD en la que estamos y solo traigo a esta mesa de cabildo el sentir ciudadano.

Ellos –los ciudadanos-, merecen tener autoridades con mejor actitud y que dejen la flojera.

El domingo (día del informe) queremos una explicación sensata y un informe de acciones. No esperemos más DIAS DE MEDIOCRIDAD porque ya hemos tenido demasiados y la ciudad ya no aguanta en la oscuridad a causa de la simulación y la poca operatividad. Es cuánto.

Meses después, en el refrendo de la continuidad al frente de los destinos de la ciudad, Almaraz perdió. Ramos Tamez se ganó la confianza ciudadana y va rumbo al Congreso de la Unión representando a esos vecinos ofendidos y lastimados por los colaboradores del alcalde que mencionaba.

 

DISPARA EL BUROCRATISMO Y SUELDOS

 

Ya desde la víspera de la toma de posesión, se mencionaba que el alcalde electo dispararía la burocracia municipal. Traía muchos compromisos de campaña. Sería el refugio de los priístas corridos del Gobierno del Estado por la administración panista.

No se equivocaron los agoreros. Hasta de caja chica del PRI sirvió el ayuntamiento victorense.

Y cómo no iba aumentar el gasto en pago de personal, si elevó en decenas el número de direcciones en la estructura administrativa.

Los causantes pagamos para una obesa burocracia sin que existan servicios eficientes y menos obras.

 

Secretaría particular

Dirección de atención ciudadana

Dirección de análisis y estrategia

Secretaría técnica

Tesorería municipal

Dirección de administración

Secretaría del ayuntamiento

Dirección de gobierno

Dirección de obras públicas

Dirección de desarrollo urbano y medio ambiente

Dirección de limpieza pública

Dirección de conservación de espacios públicos

Dirección de comunicación social

Contraloría municipal

Dirección de participación ciudadana

Dirección de desarrollo social

Dirección para la cultura y las artes

Dirección de deportes

Dirección de desarrollo económico y turismo

Dirección de productividad rural

Dirección de seguridad, tránsito y vialidad

 

En sesión extraordinaria del martes 24 de enero del 2017 el alcalde hizo aprobar la burocracia que venía, las nuevas direcciones. Se llama el Reglamento Orgánico de la Administración Municipal de Victoria.

Creó nuevas dependencias y, las que eran subdirecciones, les dio el rango de dirección con más sueldo y personal.

La cantaleta demagógica de siempre:

-La ciudadanía requiere de una ciudad segura, viva, con una economía robusta que atraiga las inversiones y genere oportunidades para todos, una ciudad con servicios públicos de calidad; una gestión pública ordenada; planes, políticas públicas y programas del municipio que respondan a sus propias necesidades.

Creó la dirección de Atención Ciudadana, algo que antes tenía a su cargo la secretaría Particular.

Así las cosas, servicios como la conservación de espacios públicos, limpieza pública, el desarrollo urbano, medio ambiente y transporte, son también objeto de un nuevo tratamiento.

Desapareció la dirección de Obras y Servicios Públicos. De ella hizo cuatro dependencias con más burocracia: Dirección de Obras Públicas, Conservación de Espacios Públicos, Limpieza Pública y Desarrollo Urbano, Medio Ambiente y Transporte.

Eliminó la dirección de Desarrollo Social, Educación, Cultura y Deporte, para dar paso a un burocratismo: Direcciones de Desarrollo Social, la de Cultura y las Artes y la de Deportes. Tres más.

La novena es la dirección de Participación Ciudadana, que presuntamente es “un espacio de promoción y fomento de la incorporación de la sociedad civil, -en su acepción más amplia-, en la coadyuvancia, complemento, apoyo, supervisión y desarrollo de acciones en favor del bienestar y el desarrollo de la comunidad victorense”.

En la práctica es la dependencia para hacer política electoral.

Una décima es la dirección de Administración, cuyas funciones antes realizaba la Tesorería.

Diez nuevas direcciones que aumentaron la burocracia.

Nació también lo que se llama Consejería Jurídica –otra dirección-, una área que estaba a cargo de la secretaría del Ayuntamiento.

Engrosaron la burocracia otras dos direcciones: Análisis y Estrategia y la secretaría Técnica de Presidencia.

En total 13 nuevas direcciones con más personal y más sueldos y prestaciones. Disparó en más de un ciento por ciento los puestos de “gabinete” (Continuará).

 

Leave Comment

*