PRI, 100 mil por cada reelección

Mar 12th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd Victoria, Tamaulipas.- Don Roberto González Barba, originario de El Mante pero avecindado en Tampico, es lo último rescatable que queda del partido tricolor.

Diputado local plurinominal en la 58 legislatura (ya vamos en la 63), tiene medio siglo de militancia en el Revolucionario. Es congruente con los principios de la organización, leal a toda prueba y nada de “chaqueteos”.

Quiso ser dirigente estatal –consulta a los delegados- pero no alcanzó a llegar. Se conformó con la dirigencia local en el puerto donde batalla con una bola de malagradecidos para que se definan si son priístas o ya brincaron a Morena.

La gran bronca es para que paguen sus cuotas partidistas los cuatro regidores que llegaron por las siglas, José Benito Abad, Rodrigo Azcárraga, Isabel Goldaracena y Esther Gorordo. Cobran y cobran muy bien con “El Arabe” Nader, el alcalde.

González Barba no les pide mucho: El 5 por ciento de sus ingresos del erario (solo de eso) para el sostenimiento del PRI.

No anda mal el hombre. Los azules cobran el 10 por ciento y el 50 por ciento los morenos, “parejo”, alcaldes, regidores, diputados, senadores y gobernadores.

Los rugidores porteños no sienten amor por la camiseta.

En 2018 los diputados locales, como Copitzy Hernández García, Anto Tovar García y Alejandro Etienne Llano, se “mocharon” con 15 mil 350 varos. Les nació el amor pensando en la reelección.

Igual los regidores que pensaban seguir, en los 43 municipios, se despojaron –o los despojaron- de 15 mil cada uno.

Bueno, no todos porque Adela Lorena Lucio Rodríguez, de Reynosa, sigue debiendo esa lanilla, lo mismo que Jesús Ernesto Gutiérrez Rodríguez.

Lo que está claro es que el Revolucionario le impuso una cuota obligatoria de cien mil del águila a los alcaldes de municipios “grandes” que iban por la reelección, entre ellos Jesús de la Garza Díaz del Guante, de Matamoros; Juan Diego Guajardo Anzaldúa, Río Bravo, y Daniel Torres Espinoza, Valle Hermoso.

Aparte de esa cuota, el PRI reportó que Guajardo colaboró con otros 106 mil en efectivo ¿de su bolsa?…. Perdió.

La gran pregunta es si los señores presidentes sacaron su cartera o giraron desde la chequera de sus respectivos municipios.

Edelmira García Delgado, de Camargo, un municipio con menos presupuesto que los anteriores, pagó un “moche” por 67 mil 500 en dos partidas, una de 25 mil y la otra por 42 mil 500. También por la reelección.

Le fue bien Servando López Moreno, ahora alcalde de Miguel Alemán, puesto que le pidieron solo 50 mil y disfruta de las mieles del triunfo. Primera elección .

No así con el señor Daniel Peña Treviño, ex candidato neolaredense, que se despojó de 50 mil, estos sí de su bolsa puesto que no tenía cargo público. Mordió el polvo.

A Maricela Rodríguez González, de Bustamante, la bajaron con casi 40 mil del águila que seguro recuperará puesto que va en su segundo periodo, este por tres añitos.

Total que a todos “bajaron”, como a Pedro Muñiz Camacho, de Ocampo, que colaboró “voluntariamente” con 25 mil.

De Palmillas, Genoveva Córdova Castro pagó alrededor de 35 mil pesillos y mordió tierra del desierto.

Le salió barato a Florentino Aarón Sáenz Cobos, ex candidato a diputado federal por el VI distrito, pues la “charola” lo bajo de cuatro mil 750 pesillos. Perdió cuando el árbitro electoral contabilizó una votación de hasta el 115 por ciento (algunas casillas) del padrón electoral.

Según el informe rendido en febrero del 2019, Griselda Carrillo Reyes, ex candidata y ex diputada, pagó 15 mil tepalcates por el distrito VII.

La ex candidata a diputada por el V, Victoria, Alejandra Cárdenas Castillejos, se “mochó” con 28 mil 366 varos. Ahora mismo es funcionaria del CDE.

Resulta que la “charola” fue pareja puesto que Elvia Holguera Altamirano dispuso pagar 20 mil 560 cuando se registró como candidata por la zona sur, Tampico.

El que sí la perdió feo es Gabriel de la Garza Garza, ex candidato a la alcaldía de San Fernando. Le “bajaron” 50 mil del águila que no podrá recuperar.

Si volteamos la mirada hacia el PAN, la diferencia no es mucha. A la hora de registrar su precandidatura, “El Arabe” Jesús Antonio Nader pagó arriba de los 41 mil. Es un ganón porque ahora es el dueño del presupuesto de Tampico.

Un regidor de Reynosa, Regino Ivan Bermúdez Torres, le cubrió a su partido alrededor de los 80 mil.

Antonio Leija Villarreal, mejor conocido como “Toño Láminas”, ex alcalde de Tula, pensó que desde Palacio le darían la “palomeada” para seguir en la nómina otros tres largos años. Pagó al partido la bonita suma de 49 mil pesotes ¿de la Tesorería?.

Le ganó a Láminas un desconocido llamado Vladimir Lenin Coronado Posadas quien, sin hacer un solo pago al PAN, es el duque de “La Jaula de las Locas” en que tiene convertido el edificio del ayuntamiento.

Los datos son interesantes porque mire usted, el dos de febrero del 2018, la chihuahueña Maki Esther Ortiz Domínguez le metió al juego 80 mil lanas en efectivo. Se fue de gane porque sigue siendo la dueña de la Tesorería de Reynosa.

La “colecta“ azul fue de más de dos melones de pesos, superior a la del PRI.

Donde la autoridad debe parar oreja es en el Verde Ecologista, puesto que ocho personas aportaron la cifra un millón 788 mil pesos ¿será cierto? ¿usted les cree?.

Hay cantidades que se acercan a los 200 mil y otras que los superan ¿de dónde salió el dinero?.

Mejor luego seguimos.

 

 

 

Leave Comment

*