Billetes a puños para el “Hermano Lelo”

May 10th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Para los verdaderos políticos el poder no se comparte. Para aquellos que son aprendices o juegan de marionetas, no les queda más que lamer la coyunda y esperar que le retiren el yugo.

En tal situación -trágica- se encuentra la yunta de “Los Hermanos Lelos” en el municipio de Tula, otrora pueblo mágico venido a menos.

La administración de ese rinconcito de Tamaulipas se encuentra en manos de un cacique voraz. Una es la autoridad formal y otro el que manda. Uno firma papeles y el otro cobra, reparte y se lleva la mayor parte.

En el papel el alcalde es Lenin Vladimir Coronado Posadas. En los hechos el dueño del negocio es Juan Andrés Díaz Cruz, dos veces ex alcalde y amo también de parte del cabildo. Para eso ahí está su esposa Lucía Báez Martínez, regidora y lista para tomar el mando cuando el radiólogo se licencie.

El finito no despacha en Presidencia, vive en ciudad Victoria. Se presenta los lunes a Honores a la Bandera y desaparece pro el resto de la semana. Le deja el poder al que sí sabe sacar la carne del asador.

Los primeros dos melones de pesos que llegaron de participaciones federales, “desaparecieron” como por arte de magia. Hasta le faltaron. Pidió más.

Ya de plano cuando traen asunto, los ciudadanos se presentan a los negocios de materiales de Juan Andrés, donde se toman las decisiones. Ahí maneja los escasos contratos, planes y proyectos, las asignaciones y se cobra el “diezmo”. El otro duerme a pata suelta en la capital. Con viajar a costillas del presupuesto se conforma.

Se fue con sus amiguitos a Acapulco, al tianguis turístico, usted sabe. Y cuando llegó Semana Santa, los vehículos oficiales enfilaron al puerto de Tampico, con gastos pagados.

En Guerrero promoverían las “enchiladas tultecas”. No las hubo. La masa llegó agria. Pero disfrutaron de lo lindo en las lujuriosas playas. Nada de privaciones. El presupuesto aguanta todo.

Hay viáticos de sobra. Don Vladimir los mandó hacer a su medida para ir y venir a ciudad Victoria. Puede cobrar los 366 (¿?) días del año ¿quién se lo impide?.

El “tabulador” que se autorizó para el presente año es el siguiente: Por viajar al “centro del Estado” 15 mil pesos diarios, de ellos cinco mil de alimentación y diez mil por hospedaje.

Al trasladarse a la zona conurbada de Tampico, ciudad de México y los Estados Unidos, el muchacho se asigna 20 mil diarina, siete mil para comida y 13 mil para hotel (Como si anduviera por Europa).

Son los viáticos más altos del mundo, que no tienen ni los secretarios del gabinete estatal del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, ni López Obrador y… Ni Trump. Simplemente agarra dinero a puños.

Para colocarnos mejor en el tema, hay que decir que en 2019 Tula tiene un presupuesto de 122 millones de pesos, destinados casi a gasto corriente porque obra pública no hay. El presidente tiene un sueldo y compe por 80 mil cada mes y los regidores 45 mil.

Pueblo pobre con funcionarios con sueldos millonarios, diría López obrador.

El anterior pillastre alcalde tulteco, “Toño Láminas”, se había fijado cuatro mil pesos diarios de comida y nueve mil de hospedaje por viajar a ciudad Victoria. El Hermano Lelo disparó las cantidades a 20 mil.

Para seguir colocando a nuestros lectores en la dimensión del gasto que hace Don Lenin, hay que decir que el ayuntamiento más rico de Tamaulipas es Nuevo Laredo con un presupuesto anual 2019 de tres mil 17 millones de pesos. El alcalde Enrique Rivas Cuéllar se embolsa 95 mil del águila por prestarle sus servicios.

En cambio –siempre según la tabla de egresos- recibe 708 pesos para comidas y dos mil 832 para hospedaje cuando viene a Ciudad Victoria.

La diferencia de presupuestos, sueldos y viáticos es abismal. La tarascada de Coronado y su hermanito es muy larga.

Cuando el presidente de Matamoros, Mario López Hernández llega a dirigirse a la capital, tiene derecho a 510 pesillos para la comida y 1,300 diarios para gasolina u hotel.

Modestos los viáticos de Maki Esther Ortiz, la presidenta de Reynosa: 420 chuchos para la botana y mil 050 para gas.

El tampiqueño Jesús “Al Arabe” Nader tiene asignados 750 para el almuerzo y mil 700 para hospedaje. Se aumentó considerablemente en relación al 2018, cuando le pagaban 450 y mil 300 respectivamente.

El presidente de El Mante se deja apoyar con 900 pesotes para la barbacoa y 1,500 para el hotel, cuando viaja por Tamaulipas.

Las cifras andan mas o menos en Valle Hermoso, con 800 y dos mil; Antiguo Morelos 500 y 1,500 respectivamente; Casas 500 y 850.

El insulto y cachetada al respetable público solo se da en Tula, donde el susodicho ni vive en el municipio ni lo maneja a control remoto. Solo sirve de…

Por cierto que lo de pueblo mágico está por desaparecer. Los prestadores de servicios ya no tienen interlocutor municipal. No los recibe. No está en el municipio. Se desentiende, delega en el cacique.

En fecha reciente quiso el escape fácil, pedir licencia a cabildo. De la capital le jalaron las orejas. No puede abandonar el barco a medio río. De aquí le armaron el triunfo y él, inocente, pensó que había ganado con los votos del pueblo. Las instrucciones políticas le llegan de Victoria. Las de negocios de frente al penal tulteco.

Ahora tiene que cabrestear o se ahorca. Y necesita rezar mucho para que su partido gane el control del Congreso. Si se pierde tendrá que esperar las auditorías al gasto del erario. Las firmas son suyas aunque otro disponga de la chequera.

Y debe prepararse para el proyecto que sigue. Ella, Doña Lucía, será la siguiente candidata a la alcaldía. El cacicazgo deberá afianzarse por otros tres o seis añitos. Es la Ley de la política.

Después de todo, como dice el argot, no tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre. Juan Andrés no pidió que lo pusieran donde hay. Simplemente sabe agarrar, y lo está haciendo.

Así que, si usted sabe amigo lector, que alguien tiene alguna petición al municipio de Tula o pretende hacer negocios allá, no tiene que buscar a los Hermanitos Lelos. Basta dirigirse con Juan Andrés, o Lucía, a los negocios de materiales o a su casa frente al Penal.

Leave Comment

*