Día de elecciones, los “acarreos”

May 28th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Las elecciones serán el domingo próximo. Los partidos preparan la gran movilización. De ello dependerá su triunfo, el último paso de las campañas.

En estos momentos la pregunta principal es ¿a quiénes pueden pagar sin riesgo de sanciones del INE?.

La respuesta es que solo a los representantes generales y de casilla y candidato, que no están precisamente autorizados para el “acarreo” de votantes, sino la vigilancia de los sufragios a su favor.

El acuerdo del INE del 10 de abril del 2019 dice que cada partido o candidato independiente, podrá pagarle a su gente entre cien y tres mil pesos por el día de la jornada. No más.

Es mucha lana si nos vamos a los datos del INE.

Tal vez por eso los contendientes se “reservaron” en los gatos operativos de proselitismo. Quieren hacer el desembolso para el día “D”, con un pero… No entran a la fiscalización los almuerzos en “casas amigas” o la movilización para ir a las urnas.

Serán instaladas cuatro mil 681 casillas para recibir hasta dos millones 669 mil votantes.

Cada organización política puede designar a dos “casilleros”, lo que nos genera la cifra de nueve mil 362 mil cráneos.

Si a cada uno se le pagan tres mil varos, como dice el máximo de la reglamentación, la cantidad va más allá de los 28 millones de pesillos que bien podrían rebasar los topes de campaña.

Aparte están los representantes generales, más de cuatro mil en los 22 distritos, que serían otros más de 12 melones, y la comida y la bebida.

Queda prohibida la coacción del voto a través de almuerzos de barbacoa, menudo

o pozole, algo muy socorrido en las últimas elecciones en Tamaulipas. También la “facilitación” del transporte con el reparto de vales de gasolina o dinero en efectivo. Son delitos electorales sin derecho a fianza.

De acuerdo con las recomendaciones del INE y la FEPADE, podrán realizarse cateos –con las respectivas órdenes judiciales- en domicilios particulares en que se sospeche coacción del sufragio.

Por lo general dos días antes, viernes o sábado los “ingenieros” reúnen a sus jefes seccionales para entregar los pagos, definen (domingo) el lugar de la concentración matutina y acuerdan dirigirse a las casillas. Luego (por la tarde) confirman que las persona efectivamente hayan ido a cumplir con su deber cívico.

Solo hay una forma de evitar que los topes no sean rebasados: Que los vigilantes casilleros acepten colaborar gratuitamente.

Sin embargo los fiscalizadores del Instituto Electoral exigirán un documento firmado por cada uno. De lo contrario se tomará como un gasto de campaña.

Otro dato: Cuando un partido no reporte pagos ni gratuidades, se le contabilizarán erogaciones para cada uno de sus representantes, calculando las asignaciones más altas que se haya realizado en el distrito.

Así pues, partidos y candidatos necesitan ponerse “muy águilas” o los fiscalizadores lo agarrarán de una pata.

Se sabe que Morena realizará sus pagos vía tarjeta. Otros ya lo hicieron en efectivo ¿recibos? Lo veremos en el informe general que presenten ante el Instituto. Tienen hasta el cuatro de junio para hacerlo.

En resumen: Se puede pagar a los representantes pero no a los operadores de la movilización.

Bueno, además tienen el visto bueno para desembolsar en conteos rápido que tengan como propósito conocer o anticipar las tendencias o resultado de la elección, antes de difundirlas algún medio de comunicación.

Está permitido el pago de comida y transporte para esos casilleros, mas no para acarrear.

Las agrupaciones políticas todas dicen que acreditaron a su gente ante las mesas receptoras. Al menos no vimos por ahí algún anuncio publicitario de “solicito personal para laborar el día dos de junio del 2019”.

Cierto que los electores ya no se quieren mover de a gratis, exigen una contraprestación, dinero en efectivo o valores en especie. Hay corrupción en un alto porcentaje, sobre todo entre los activistas. Se mueven de partido en partido según el “chorro” que les ofrezcan.

Estos solo son comentarios para que usted querido lector, si se ve en estas situaciones, no lo agarren desprevenido.

En otro tema, culminó la segunda etapa del debate organizado por la Organización Radiofónica Tamaulipeca con los candidatos por los distritos 14 y 15, cabecera Victoria. Un buen ejercicio para que los ciudadanos tengan una valoración más precisa de la oferta de los aspirantes, pero…

Otra vez la interrogante ¿quien se llevó el debate? La respuesta es que ninguno. Como siempre en lugar de propuestas utilizaron el medio para aventarse lodo.

El desencuentro se dio entre Arturo Soto Alemán, del PAN; Daniel González Tirado, de Movimiento Ciudadano y Ofelia Garza Pineda del Revolucionario Institucional. Nunca tomaron una actitud positiva. Trataron de descalificarse mutuamente cuando el objetivo del evento era otro.

Lástima dieron los demás concurrentes: Armando Estrada Cantú, del PRD; Claudia Lorena Borrego Medina, del PT; Sandra Narváez Molina, del Verde y hasta Irma Sáenz Lara, de Morena. Demostraron que van de “comparsas” y no están a la altura de las circunstancias.

Nada concreto perfilaron, iniciativas o proyectos para resolver los dos grandes problemas que aquejan a los victorenses: Agua potable y seguridad además de empleo.

Antes que propuestas, los tres primeros se atacaron y dejaron segundo término el plan de trabajo, como es el caso de González Tirado que habló de una ensambladora de vehículos que mas bien parece una simple ocurrencia.

Ojalá y para la próxima mejoren, si es que vuelven a aspirar a puestos de elección.

 

Leave Comment

*