Cuentas públicas, nadie en la cárcel

Ago 8th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Otra vez el tema de las cuentas públicas de los ayuntamientos y organismos descentralizados. Es de cada año.

La Auditoría Superior del Estado dedica una fortuna a la fiscalización, pero lamentablemente (¿de qué otra manera se puede calificar?) ningún gerente de Comapa, alcalde o ex alcalde, tesorero o síndico han pisado el bote en los últimos años (fuera de uno de San Carlos por millón y medio de pesos).

En un acto de borrón y cuenta nueva (y no cuenta nueva y borrón), a finales del año pasado (2018) la Comisión de Auditoría aprobó 117 cuentas de los ejercicios 2014, 2015 y 2016.

Esta vez vienen las del 2017 y una parte del 2018.

Quedaron “perdonados” individuos como el ex de Altamira, Armando López Flores (ahora empresario en Querétaro), quien tenía “pendientes” por alrededor de 200 millones de pesos, y Gustavo Torres Salinas, de Tampico, el de los préstamos de corrupción a los regidores del PAN (que todavía no pagan a Tesorería).

Don Jorge Espino Ascanio, el Auditor, llegó como una fiera y se domesticó en cuanto comenzó su trabajo.

Cierto que la ASE no cuenta con el personal suficiente, pero tiene autoridad para contratar despachos contables independientes en el interés de que ningún delito de corrupción quede impune. Los pillos deben ser alcanzados por el largo brazo de la Ley.

Hoy vemos que mientras pasan los meses y años, las cifras malversadas se fueron diluyendo, “solventando” como dicen los expertos.

Si la cuenta inicial de responsabilidades en la Comapa Victoria era de 51 millones 778 mil pesos, de la noche a la mañana quedó en dos observaciones por 35 millones 319 mil pesos, pero nadie ha enfilado rumbo a la cárcel.

Al ex gerente hasta le dieron una pensión vitalicia.

Se cayeron también las acusaciones sobre la ex alcaldesa de Matamoros Leticia Salazar Vázquez, señalada inicialmente por desvíos de 281 millones de pesos.

Nadie ha informado del seguimiento a observaciones no solventadas en la auditoría 2017, por ejemplo los 233.3 millones que le faltó comprobar a la Comapa de la Zona Conurbada, o los 373 millones del Instituto Tamaulipeco de Becas (Itabec), y hasta los 191 millones que andaban bailando en el Colegio de Bachilleres.

La Junta de Aguas de Matamoros traía “perdidos” 280.6 millones ¿ya los encontraron?. Son los mismos gerentes y gerente general.

Toda una danza de millones.

Fueron muchos los dictámenes negativos aprobados por los diputados, que presuntamente debió turnar la Auditoría Superior ante la Fiscalía Anticorrupción ¿en dónde está el cuello de botella? ¿en dónde se detienen el procedimiento?. Es evidente la buena voluntad de los legisladores.

Sin duda falta una sacudida para que caiga la fruta podrida. Urge que así sea. No pocos funcionarios que salieron con cuentas mochas siguen en la nómina, ya sea como alcaldes o jefes de las Comisiones de Agua y descentralizados.

En diciembre del 2018 Don Jorge nos informaba de posibles desvíos y daños patrimoniales al erario por cinco mil 861 millones de pesos, y anticipaba que no habría impunidad.

De 117 cuentas analizadas, la AS declaró positivas nueve, pasó “con salvedad” 37 y negativas 71, pero hasta ahí. No se sabe si se fincó alguna responsabilidad.

Urge que el órgano recupere credibilidad no solo por imagen institucional, sino de la administración y del sistema en general.

Algo falta: Las auditorías se realizan un año después del ejercicio presupuestal ¿cómo se puede abatir el tiempo?.

Que sirva como ejemplo la fiscalización del Instituto Nacional Electoral para con los candidatos a puestos de elección. Han creado un más o menos eficiente sistema de reportes en tiempo real que deben ser corroborados por Hacienda y el sistema bancario.

La carga de chamba no es menor. La ASE tiene bajo su responsabilidad fiscalizar a un total de 158 instancias estatales y municipales.

En 2019 la fiscalización incluye además de los 43 ayuntamientos, un total de 48 órganos descentralizados paramunicipales.

A decir del presidente de la Comisión de Auditoría, Joaquín Hernández Correa, ya recibió 156 cuentas del 2017 y 25 del 2018 (total 181). De ellas 30 habrían resultado negativas y, los presuntos responsables tendrán hasta un año o más para “solventar”.

Ya veremos los resultados. El coordinador parlamentario, Glafiro Salinas Mendiola se echó el compromiso de dictaminar antes que la 63 legislatura termine su ejercicio, es decir, el último de septiembre. Con ello fijará un precedente porque siempre lo hacía la siguiente.

La verdad es que los funcionarios corruptos no van a entender con palabras y, si se les da tanto tiempo para reunir documentos, lo seguro es que los van a inventar y cometer con ello otros delitos. Ya debe haber alguien en la cárcel.

Versiones: Que viene otra vez a Tamaulipas el Presidente López Obrador. Hay quien afirma que visitará un hospital de Tula; otros que una escuela en ciudad Victoria, dentro de dos semanas. La agenda oficial no marca programa.

Lo seguro es que el hombre sigue en campaña recorriendo los municipios de México y su presencia en tierra cueruda será saludable. Los productores agropecuarios que bloquean carreteras tendrán oportunidad de solicitar audiencia –en horas de trabajo y no cuando vaya a dormir- para plantearle sus requerimientos.

En San Luis Potosí se indignó mucho cuando empleados de una Comisión de Agua Potable trataron de abordarlo en el hotel donde dormiría.

Por la Universidad de Tamaulipas, a través del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) participó en la organización del Primer Congreso Iberoamericano de Grafos de Conocimiento y Web Semántica realizado en Cuba.

Nuestra casa de cultura organizó el Primer Taller de Repositorios Institucionales, al cual asistieron investigadores y estudiantes de diversos países, como Inglaterra, Francia, España, Ecuador, Chile, la propia Cuba y México.

 

 

Leave Comment

*