Poco negocio los partidos locales

Sep 11th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Formar un partido político local no debe ser mucho negocio. Los grillos y vividores de eso no le han entrado… Hasta ahora.

Debe ser bastante redituable registrar siglas nacionales, como lo demuestra una lista de más de cien grupos que esperan conseguir el ansiado pase al subsidio federal a partir del 2020. La mecánica es chambear un rato y luego tirarse en la hamaca.

Quién sabe qué les pase a nuestros próceres tamaulipecos, que no le hacen caso al tema de formar partidos locales ¿falta de fe en el negocio? ¿nadie le quiere invertir?.

Según el Instituto Electoral, este martes 17 de septiembre se abre el periodo para el registro de este tipo de agrupaciones, que luego podrán integrarse como partidos tras reunir requisitos adicionales.

Pareciera que los eternos dueños de franquicias (partidos nacionales) no le han hallado el lado para seguir cobrando. Tienen varios meses para entrarle al mercadeo, hasta el último de enero.

Que se sepa, en los últimos años Mauricio Cerda Galán, un ex tricolor demasiado recto, quiso formar su partido Alianza Ciudadana. En varias ocasiones no reunió los requisitos y lo retacharon.

Más recientemente, en 2017 varios quisieron formar otros partidos: Nuevo Santander, presidido por Juan Carlos Oyervides Flores; Partido Joven, de Miguel de los Santos Obregón e Impulso Humanista de Porfirio Hernández Escobedo y Leandro García Molina (Xicoténcatl).

No alcanzaron los mínimos para ser considerados ¿le volverán a entrar?. No se sabe.

Para crear una asociación política (A.C.) no son muchos los requisitos: Contar con mil 500 simpatizantes y tener delegaciones en cuando menos 12 de los 43 municipios, además de los documentos básicos que son estatutos y programa de acción. Fácil para cualquier agitador.

Algo se complica, pero no imposible, cumplir con los requisitos para un partido, ya con derecho a participar en las elecciones: Presencia en las dos terceras partes de los municipios y una lista de afiliados del 0.26 por ciento del padrón electoral.

Nada del otro mundo, decíamos, si el último cierre del padrón es de dos millones 363 mil 559 almas, según el jefe del Registro de Electores, Jesús Arredondo Cortés.

Esto nos da una idea que, para registrar un partido se necesitan poco más de seis mil “promovidos”, cuyos nombres se pueden enviar por medios electrónicos y asistir a las asambleas locales y constitutiva estatal.

El año anterior se dio un caso sui géneris cuando los del Partido Nueva Alianza pretendieron acreditarse como local (por número de clientes en la última votación) luego de perder su registro nacional.

El TRIFE les dio “garrote” luego que el IETAM les había dado el visto bueno.

Muy extraño decíamos que esto sede en Tamaulipas cuando entidades hermanas del norte y sureste del país, hay hasta tres o cuatro organizaciones locales. Casi siempre van en alianza con partidos nacionales y sus jefes sacan el “chivito” sin tanto problema.

A partir del gobierno de Eugenio Hernández Flores se pensó que los operadores políticos del “sistema” –dominio del PRI- auspiciarían organizaciones a nivel Tamaulipas, para evitar negociaciones y la voracidad de gerentes nacionales en el caso de ir de “paleros”. No fue así.

Es más fácil “arreglarse” con gente a nivel doméstico que salpicar a gente foránea del Partido del Trabajo, Verde Ecologista y de la Revolución Democrática, por mencionar ejemplos.

Si bien parece que no hay las condiciones (económicas), los grupos que se quieran constituir como organización tienen hasta el último enero del 2020 para apuntarse. De ahí a hacer la tarea.

Es muy conocida la frase entre los actores políticos de que “más vale ser cabeza de ratón que cola de león”.

Cambiando de tema, la paisana Montserrat Alicia Arcos Velázquez, de Madero, sigue conquistando posiciones políticas. Ya es la dirigente nacional del organismo de mujeres del PRI, tras la renuncia de la jefa Hilda Flores Escalera.

Junto con Flores renunció la secretaria general, Mariana Benítez Tiburcio, por lo que en una prelación de mandos, también fue ascendida Cynthia López Castro. Rindieron su protesta ante el dirigente tricolor, “Alito” Moneno Cárdenas.

Arcos fue diputada federal y local. Más antes regidora en Madero, jefa de deportes y desarrollo social ahí mismo. En sus inicios como abogada, sirvió en la Procuraduría de Justicia. Proviene de las juventudes revolucionarias.

A como se dio el cambio (renuncias e inmediato ascenso de las encargadas del “changarro”) en el Organismo Nacional de Mujeres, Arcos forma parte del equipo que llega con Moreno y, en los siguientes meses, dará de qué hablar en Tamaulipas. Calladita hace su labor.

Por cierto, los principales partidos en la entidad, PAN, PRI y PRD han iniciado una embestida simultánea en contra del Presidente López Obrador y su Morena, por los recortes presupuestales que lleva el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2020.

Como dice el profesor Elpidio Tovar de la Cruz, quien bate récord de medio siglo de no tocar un gis, el presupuesto del señor López “es electorero”. La mayor parte de los egresos van destinados a apoyos individuales y no a proyectos productivos y obras.

La Conferencia de Gobernadores del PAN (GOAN) confirmó que nuestro territorio dejará de percibir casi un 10 por ciento del gasto programable en relación con el 2019. Esto si se aprueba como va el proyecto.

El gasto para infraestructura carretera se baja en un 45 por ciento y un 42 en la rama productiva de turismo, lo cual traería graves consecuencias.

 

 

 

Leave Comment

*