El “deporte” de tumbar Gobernadores

Sep 24th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Las preguntas circularon todo el día ¿qué va a pasar con los gobiernos de Veracruz, Guanajuato y Tamaulipas?. La respuesta que dimos es la misma: Nada. Nadie se va. Asuntos mediáticos.

No hay razón para escarbarle tanto. Una simple confrontación en que se miden pesos y contrapesos del sistema político mexicano.

Desaparecer poderes por decisión presidencial no es de nuestra época. La última vez que se ejerció fue en 1975, tiempos chicharroneros (que solo tus chicharrones truenan) de Luis Echeverría, en el estado de Hidalgo. Tumbó a Otoniel Miranda Andrade –a menos de un mes de iniciado su mandato- y con ello dio la puntilla al cacicazgo de Manuel Sánchez Vite.

La ciudadanía mexicana ya es mayor de edad, tiene experiencia, se ocupa más de los asuntos políticos, opina, tiene acceso a los medios de comunicación tradicionales y electrónicos. Protesta cuando algo le duele.

Hay estilos pero… En 1961 el “bondadoso” Presidente López Mateos mandó al cadalso a Raúl Caballero Aburto, entonces Gobernador de Guerrero.

López Obrador no llegó con la espada desenvainada para derrotar a sus enemigos o grupos que no están de acuerdo con su política populista. Si lo hiciera ardería México, sería el comienzo de una dictadura tercermundista cuyo desenlace no alcanzamos a diagnosticar, pero que no sería nada bueno para los mexicanos.

Ya lo hubiera demostrado en los primeros diez meses que lleva de su administración. Aunque lo niegue, para dar un golpe de tal naturaleza, las cámaras, en este caso el Senado, tienen que recibir su línea.

Solo miden fuerzas partidarios de la 4T y el Partido Acción Nacional, al que se han unido varias corrientes anti AMLO. Tal vez el Presidente ni enterado estaba de la iniciativa que la bancada de Morena presentaría este lunes en el Senado. Las autorías se le atribuyen a Ricardo Monreal, el pastor.

Con una vista panorámica, son los pesos y contrapesos del poder que, además, se necesitan.

Aparte, en este “paquete” los Gobernadores de Acción Nacional no van solos. El senado tendría que “darle pa´delante” también al caso Veracruz, donde el ejecutivo proviene de Morena. Si hay parcialidad, los ánimos se desbordarían.

A nuestro parecer, la solicitud panista es la mejor fundamentada. Viene muy completa en la razón para dejar si efecto los tres poderes y enviar un Gobernador Provisional.

Nada bueno es el poder omnímodo. El Presidente necesita que alguien le esté diciendo todos los días que no es un Dios, que necesita respetar a las diversas corrientes de opinión, negociar, dar concesiones y velar por la unidad nacional.

Tumbar gobiernos estatales no ha sido deportes de los últimos presidentes. Salinas de Gortari eligió el método de pedirles su licencia, retirarlos por “enfermedad” o enviarlos como embajadores a las islas más alejadas del mundo. A sus enemigos los metió al bote (caso Joaquín Hernández Galicia). Le funcionó, gobernó sin contrapesos.

Una “checada” a las peticiones de las bancadas del PAN y Morena, nos permite saber que no hay razón para “experimentar” con las tres entidades. No se reúnen los previstos del artículo 76 fracción V: Los principios del régimen federal no se han quebrantado, los jefes de los poderes no abandonaron sus funciones, ni se impide el cumplimiento del orden jurídico.

Si nos referimos a Tamaulipas en particular, ciudadanos y gobierno trabajan en paz y armonía. Cada quien cumple el rol que le corresponde.

No son las condiciones políticas de 1947 cuando el Presidente Miguel Alemán “acordó” derrocar –vía Senado- la administración de Hugo Pedro González junto con los poderes Legislativo y Judicial, para “tener mejor prensa” según las versiones que corrieron más tarde.

Aprovechando la muerte de un periodista (director de El Mundo de Tampico), Alemán acabó así con el cacicazgo de Emilio Portes Gil “sin disparar un solo tiro”, como dirían nuestros boletineros oficiales.

Tamaulipas no es escenario de guerra. Si bien hay delincuencia, sus habitantes llevamos la vida lo más normal posible. No estamos encerrados en nuestras casas como se piensa en el centro del país.

Que no cunda el pánico. Estos escenarios fortalecen nuestra democracia. Son amagos y rounds de sombra que conducirán a las elecciones del 2021 y culminarán en 2024. El juego político nunca se acaba.

Los desencuentros van a seguir, es política. Viene la asignación de recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2020. Algunos Gobernadores, liderados por GOAN, exigen mayores participaciones. Quieren recursos según la recaudación que hacen en sus territorios.

Y tienen razón.

Aun con el pacto federal que proclama igualdad, no es posible que a Chiapas, por cada peso que ingresa, se le regresen dos, y que a Tamaulipas, por cada peso se les restituyan 25 centavos. Injusto ¿no le parece?.

Los Gobernadores del PAN emitieron comunicado en que consideran inadmisibles los taques de Morena a las entidades federativas, afirman que no aceptarán injerencias, amenazas o chantaje y seguirán firmes en sus posturas y demandas: Respeto al pacto federal y revisión de la coordinación fiscal.

Este miércoles el Gobernador Cabeza de Vaca entregará su III Informe de Gobierno al Poder Legislativo. El evento está programado para las once de la mañana. En el propio recinto de la sesión solemne, dirigirá un mensaje o resumen del contenido del documento.

Como representante del gobierno federal, está anotada Olga Sánchez Cordero, la secretaria de Gobernación.

Es de esperar que el ejecutivo centre su mensaje en un pronunciamiento sobre el tema que está en los medios, y que no será otro que exigir respeto a Tamaulipas.

Por lo demás, se espera la presencia de la plana mayor de la dirigencia del PAN, Gobernadores, senadores y diputados federales. Digamos que la GOAN en pleno, aparte de otros ejecutivos de entidades vecinas.

 

Leave Comment

*