Los que no pagan impuestos

Oct 3rd, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Lo vamos a comentar con mucha pena. De no hacerlo, Dios nos castigaría.

Le dimos una primera “revisadita” a la lista de beneficiados por la Secretaría de Hacienda en la condonación de impuestos (según el SAT y la institución Fundar), y mire que vienen algunas empresas de Tamaulipas.

Una primera ojeada da la impresión que, en este país, somos muy pocos los que pagamos impuestos y, por tanto, sostenemos a la obesa burocracia que cada vez pone más trabas hasta para recibir nuestros pagos.

Entre 2015 y 2019 Doña “Lolita” condonó y canceló adeudos a 99 mil 300 causantes de todo México por cantidades estratosféricas.

Del 2007 al 2015 los beneficiados, personas físicas y morales, fueron más de 33 mil incluyendo condonaciones, con lo cual el presupuesto se redujo considerablemente.

Con toda pena pero mire usted, hay una empresa victorense que al parecer nunca paga sus impuestos para el sostenimiento del gobierno, pese a que su propietario es un político que pasó por la cámara federal y el Senado y sabe que hay que cumplir.

No tan solo no paga sino que siempre ha estado pegado a la ubre gubernamental en cargos plurinominales.

Según la larga lista del SAT, el uno de febrero del 2019 le fueron condonados impuestos por 122 mil 83 pesotes al causante Hotel las Fuentes de Victoria, S.A. de C.V., del que ya sabemos quien es el propietario y apoderado general.

En el 2012 “Lolita” le perdonó la nada despreciable suma de 214 mil varos y más antes, en 2007, el beneficio fue por un millón 670 mil 913 pesos.

Ante ello cabe peguntar ¿cuándo ha pagado impuestos este negocio?. Da la impresión que nunca.

Si continuamos en la ciudad capital, no son pocos los que no cumplen. Hay constructoras, negocios (taller) de frenos, un club social y deportivo que recibió beneficios por 1.8 millones, y hasta un medio de comunicación al que Lolita le condonó exactamente un millón 61 mil del águila.

Después de esta primera “ojeada” la percepción es que el Presidente López, dentro de sus ocurrencias y desaciertos, tiene toda la razón de legislar para que nadie haga quitas a los compromisos fiscales. Son recursos sagrados que aseguran el funcionamiento de la res pública.

Nadie debe quedar exento. Es más, ni los ayuntamientos ni las escuelas particulares que, con el cuento de que operan como asociaciones civiles, sus propietarios se han hecho millonarios sin rendirle cuentas a Hacienda.

Todos tenemos la obligación de sostener al armatoste burocrático, o elefante como le dice López.

No se concibe que uno de los personajes más adinerados de la región central del Estado, que hizo grandes negocios en los últimos sexenios priístas, Seyed Mohamed Farough Fatemi Corcuera, haya recibido un subsidio de un millón 139 mil pesos tan solo en el ejercicio 2013.

No dice Hacienda en que giros o negocios se hizo la condonación, pero el empresario tenía en jauja operaciones de varios fraccionamientos además de gasolineras y estacionamientos. Luego vino la persecución de la entonces PGR por señalamiento de ilícitos asociado con ex Gobernadores.

Con esas acciones el respetable pierde la credibilidad hacia la institución cobra impuestos del gobierno federal. Hay cifras millonarias que se perdonaron a ciertos tamaulipecos privilegiados.

Bueno, y hasta forasteros que vinieron a hacer negocio como Geo Tamaulipas, con sede en Tampico, una variante de Casas Geo, a la que se le quitaron 20.4 millones en los últimos años.

Ni los municipios pagaron impuestos, Reynosa, Victoria, El Mante por cantidades millonarias, y lo mismo evadió el Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

La vara no es pareja con los causantes.

En otro ejemplo, Construcciones Industriales del Golfo, con sede en la zona sur, recibió amnistías (según la publicación de la SHCP) por hasta 699 millones de pesos en dos acciones.

No es posible que Grupo Rosales de Nuevo Laredo haya gozado de cancelaciones por 395 millones de pesos. Cualquier mortal inmediatamente habría sido embargado en sus cuentas bancarias y bienes inmuebles.

Hay cajas populares –verdaderos agiotistas-, cerveceras y clubes deportivos que recibieron el perdón para hacer más millonarios a sus dueños o regenteadores.

Ni se diga de las agencias aduanales de la frontera. Ingresan millones pero no quieren responderle al fisco.

Las comercializadoras, intermediarios entre el sector público que compra, y que en los hechos no generan riqueza, son de las grandes beneficiadas en Tamaulipas. También las concreteras de la zona sur que pertenecen a destacados ex políticos.

Total que, en estos momentos, debe sentir más pena el que escribe que los que buscaron favores de funcionarios para evadir la responsabilidad hacendaria.

Las Comisiones de Agua Potable son una vergüenza, un resumidero sin fondo que cada día sangran más a los usuarios. Los gerentes disponen hasta el último quinto que ven y luego piden “chiche”. A la de Reynosa se le perdonaron 45 millones y sigue igual o peor.

Luego daremos más nombres de los privilegiados de la tierra cueruda.

En otros temas, la unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano –ciudad Victoria- conmemoró los primeros 62 años de su fundación. Fue creada a iniciativa y con el impulso del Gobernador Norberto Treviño Zapata.

En el evento alusivo, el Rector José Andrés Suárez Fernández presidió la ceremonia en que se rindió homenaje a quienes sentaron las bases para la creación y desarrollo del plantel.

Quedó estableció el compromiso de seguir haciendo historia en la UAT como la institución forjadora de profesionales de excelencia.

 

 

Leave Comment

*