Los corruptos perdieron el miedo

Dic 11th, 2019 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Deben estar “temblando” algunos presidentes municipales, luego que la Auditoría Superior del Estado anunció su plan de fiscalización para el 2020.

Además de las cuentas ordinarias del 2019, habrá revisiones específicas al desempeño del programa FISDF en Tula, Madero, González, Hidalgo, Bustamante y Soto la Marina.

Del Fortamun los sabuesos de Jorge Espino Ascanio pasarán a la báscula a los alcaldes de Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo, Victoria y Tampico.

De Comapas, desempeño en tratamiento de aguas residuales, solo está enlistada Altamira.

Los “duros” de la ASE anuncian que van a revisar 328 cuentas públicas incluyendo el seguimiento de algunas ya en proceso.

Es que los muchachos llevan un retraso en el “arrejunte” a funcionarios del gobierno y ayuntamientos. Es tanto que tienen cuentas del 2014,15, 16,17, están sobre las del 2018 y a partir de enero tendrán las del presente ejercicio.

Aseguran que hay 54 pliegos de responsabilidad en contra de funcionarios de los dos niveles. Pero nadie ha caído al bote.

Acá entre nos, la verdad es que “el león no es como lo pintan”, como dice el refranero.

En la primera línea habíamos dicho ¿temblando? La verdad es que los funcionarios le han perdido el respeto a los auditores. Los “dientes” de que fueron dotados años atrás no les han servido mucho, escasamente los utilizan.

Resumiendo: Los corruptos perdieron el miedo ¿o no?.

Solo para dar una idea de lo manso que es el “gatito” en que ha quedado la fama del tigre ASE, le vamos a poner algunos ejemplos.

Según el expediente ASE/PFR/035/2017, Doña Malena Peraza Guerra, ex de Tampico, fue mutada por la Auditoría con la cantidad de 30 mil 196 pesillos por no presentar documentos que soporten gastos del erario. Se armó todo un juicio y la resolución fue esa.

Tratamiento igual para un pillo de reconocida fama como Antonio Leija Villarreal, ex de Tula; José Luis Gallardo Flores, de Jaumave, que no curte mal las vaquetas, junto con sus colaboradores María Alicia de la Cruz Bocanegra y Raúl Uvalle Gallardo, “perdonados” al final de la tarde.

La misma cantidad (400 UMAS) tuvieron que pagar Mónica Saldívar Quintanilla, de Jiménez, y su tesorero Librado Narváez Saldívar.

Héctor de la Torre Valenzuela todavía es presidente de Llera y, según el expediente 041/2017, depositó a la Contraloría los 30 mil y “arregló” los comprobantes que le faltaban.

Situación parecida con Yésika Yanet Selvera Garza, Abasolo; Roberto González Hinojosa, Mier; Maricela Rodríguez González, Bustamante; Rosa Icela Corro Acosta, Miguel Alemán y José Ríos Silva, San Fernando. Este último alcanzó la reelección y sigue cobrando.

El “regaño” más grande que ha aplicado la ASE en los últimos tres años es una sanción de 101 mil 911 pesos para Olga Teresa Mendoza, gerente de la Comapa de Miquihuana por ser “reincidente” en la falta de papelería.

A Marco Antonio Mota Turrubiates lo mandaron a “sanear” la Comisión de Agua de El Mante, pero él mismo salió mal. Por distraer recursos lo sancionaron con 60 mil 392 varos.

Hay un caso de reincidencias del que no se dan muchas explicaciones. Se refiere a Zoyla Reyna García Salas, ex gerente de la Comisión de Agua de Abasolo, quien en los expedientes 159/2017 y 204/2017 recibió la condena de pagar 132 mil pesotes por actos de corrupción.

Sin embargo después de estas irregularidades fue nombrada en el organismo operador de Xicoténcatl, donde repitió la hazaña según el expediente 01/2018, y le cargaron otros 90 mil del águila.

Un dato más dice que laboró para la oficina del Gobernador Egidio Torre Cantú y formó parte del equipo del ex alcalde victorense Miguel González Salum.

En tres “regaños” a Doña Elsa Odilia González González, de Mainero, se le acumularon hasta 197 mil 353 pesotes y “arreglado Matamoros”, según los expedientes 024/2016/, 66/2016 y 11/2017.

De instancias del gobierno, va la fiscalización para los tres poderes, dos fideicomisos, siete empresas y 49 organismos paraestatales. En total 67 sujetos a revisión.

El Auditor Espino Ascanio hablaba de una fiscalización en línea, tiempo real para tener a la mano la información de erogaciones de los entes gubernamentales. No se sabe para cuando entrará en vigor. Ahora se reciben los informes cada tres meses, cada seis o por año.

Para cuando los contadores terminan sus revisiones, los funcionarios están muy lejos, echan pies en polvorosa y gastan lo mal habido ¿qué falta?. Necesario apretarles para que “vomiten”.

Tema aparte, se va aclarando lo de la iniciativa para cobrar la recolección de basura y elevar el cobro del impuesto predial en los 43 municipios de Tamaulipas.

La versión de Florentino Aarón Sáenz, del PRI, es que se la “pasó” el panista por Victoria Arturo Soto Alemán. Pero este lo niega, le puede perjudicar políticamente en sus aspiraciones por ser candidato a la alcaldía de la capital.

Por el contenido, se nota de lejos que la autoría no es del mantense, no es contador, no está inmerso en le tema. Se la “pasaron” para que la leyera en la reunión de la Comisión de Hacienda, como lo hizo. Ignoraba los contenidos.

Reporteros que cubren las actividades parlamentarias están seguros que no es de Tino y sí de Soto o alguien cercano a este, dado su paso por la Subsecretaría de Ingresos.

Los dos perdieron. El Gobernador García Cabeza de Vaca ya les recomendó que no autoricen los aumentos porque perjudicarían directamente el bolsillo de los sectores populares.

Donde manda capitán no gobierna marinero.

A Sáenz le quedada retirar (agenda para la sesión de este mismo miércoles después de las 18:00 horas) la propuesta o alguien del PAN lo haría.

En otras palabras, “arreglado Matamoros” y la sangre no llegó al río. El partido azul seguirá gozando de simpatías entre el electorado.

Leave Comment

*