Cría monstruos y te sacarán los ojos

Feb 24th, 2020 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El jefe estatal del PRI, Edgardo Melhem Salinas, denunció que en Altamira  “manos externas” al partido han tratado de interferir en la nominación de dirigentes locales.

Lo dijo directo, claro y “con todas sus letras”: Es Juvenal Hernández Llanos, lo cual  “no vamos a permitir”.

El proceso interno avanzaba este lunes con el registro de aspirantes a presidente y secretario general en este y otros 29 municipios.

Pero ¿quién es Hernández Llanos?.

Como dato actualizado hemos de decir que es el poder tras el trono en el ayuntamiento de aquella región. Es el marido de la alcaldesa Alma Laura Amparán Cruz,  que gozan del poder desde el 2016 (reelección en 2018 y terminan hasta el 2021). Un matrimonio feliz.

Ella es la jefa formal, firma papeles y atiende al público; él hace los negocios y decide a quien asigna obras y servicios. No tiene oficinas en el edificio municipal pero no las necesita. En su casa, todas las mañanas, atiende a los “clientes”.

Pierde tiempo al dirigir el Sistema DIF. Ahí mandó a su hija Alma Laura Hernández a quien pretende heredar un buen futuro y proyecta para diputada, si no es por el PAN, por cualquier partido o independiente.

Es el nuevo cacique de Altamira, diríase que el sucesor de Juan Genaro de la Portilla de los tiempos tricolores.

Lo inventó y crió el sistema. En un descuido acabará por sacarle los ojos a la nomenklatura, sus inventores priístas y ahora panistas que lo apapachan.

Fue presidente municipal en el trienio 2005-2007, primera “comalada” del “geñismo”. Tres años después le volvió a hacer su “lucha” pero fracasó. No lo tragaban los Torre Cantú.

En 2016 la pareja abandonó el PRI y se incorporaron al PAN sin ser militantes (todavía no son). Lograron la candidatura para ella y ganaron en la oleada de los vientos del cambio.

De ahí pa´l real todo miel sobre hojuelas. Seis años y medio en el poder le han permitido un cacicazgo que busca fortalecer con su extensión al priísmo.

Bueno, en 2018 el gobierno en turno le dio una “desconocida”. Los archivos dicen que le obsequiaron orden de aprehensión según el expediente 42/2017, por despojo (o robo) de miles de metros de “limo arenoso” obtenido en propiedad ajena.

Cuando los ministeriales fueron por él, ya traía en la bolsa un amparo. Huyó de la región pero logró el “perdón” de los Dioses de Palacio y después ya no se supo. Estaba salvado.

Es del estilo de Juan Genaro. Cree que su figura es la que gana y no las siglas. Está convencido que triunfaría en cualquier terreno. Le prende una vela a Dios y otra al Demonio.

Si para el 2021 le cierran las puertas de la postulación para ir –él personalmente- por otro trienio, ahí está el tricolor.

Por igual, si las Lauras –madre e hija- no reciben la oportunidad del PAN para llegar al Congreso del Estado, les quedan otras opciones. El voto es por la persona y no la organización que representa. Si De la Portilla, desde el “botellón” ganó la presidencia para su esposa ¿por qué Juvenal no?.

Los empeños de controlar al PRI movilizaron a toda la administración municipal para comenzar con la toma de oficinas del PRI la semana anterior, renuncia del presidente del comité municipal y hasta registrar planillas de fórmulas a presidencia y secretaría general. El operador visible es el secretario del ayuntamiento, Cuauhtémoc Zaleta Alonso.

Al cierre del plazo para presentar “suspirantes”, la gente de Juvenal acudió con tres fórmulas dispuestas a partirse el alma por él y la presidenta municipal.

Jaime Martínez García, ex jefe de Estrategias y Análisis de Políticas Públicas con Armando López Flores; Tomás Leonardo Maldonado Domínguez, también ex funcionario municipal y Edgar Vargas Licona, este un inquieto joven hijo de “El Chilero” Vargas, otro eterno aspirante a todo.

El cacique empieza a mover sus fichas por lo que pudiera ocurrir en contra de sus intereses en el 2021. Si tiene éxito, si lo dejan los priístas se servirá con la cuchara grande.

Por su parte los militantes tradicionales como Carlos González Toral y Griselda Carrillo Reyes, perdedores en las urnas, se cobijaron con Melhem Salinas y registraron a José Antonio Olvera Márquez, llevando como secretaria general a María Fernanda Carrizález Muñoz.

Este martes la Comisión de Procesos Internos decidirá si la gente de Llanos reunió los requisitos. Si les dan entrada, habrá elección directa en las urnas tal y como lo dice la convocatoria.

A saber, de los 30 registros este lunes, solo en Altamira hubo conflicto. En los demás habrían consensado candidaturas de unidad.

Por cierto, después de la rueda de prensa en que Melhem denunció la intromisión del ex priísta Hernández Llanos, se trasladó al edificio de la CNC en Victoria donde se dio la elección de María Isabel (Marisa) Paulín Delgado como secretaria general del comité Agrario, llevando como segundo a Sebastián Estrada Pérez.

Es la primera vez en 84 años de historia que una mujer ocupa el liderazgo local la Campesina, organización fundada en 1926.

Ya tiene fecha el 4º Informe del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Será el siete de marzo cuando lo entregue al Congreso del Estado. El documento incluirá información de cuatro meses de administración.

Leave Comment

*