Si cada despensa fuera un voto

Abr 30th, 2020 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Los políticos (de todos los partidos) no descansan, aun en época de coronavirus.

Los alcaldes que buscan diputaciones federales o locales, y estos que pretenden aterrizar en las alcaldías, andan en constante movimiento, visitan colonias, reparten gel y cubrebocas pero sobre todo le pegan a las despensas.

Si cada despensa fuera un voto… Otro gallo nos cantaría. No tendríamos abstencionismo (en la era priísta era la pinta de bardas y postes de energía eléctrica).

En esta ocasión le dimos una “revisadita” (redes sociales) a la actividad de los diputados locales que aspiran a la reelección o, “de perdido”, ocupar la titularidad de los pueblos donde viven (quien sabe si hayan nacido ahí, lo cual no es impedimento).

Hay tantos en precampaña que necesitamos más de 43 municipios para darles ocupación.

Ya no necesitan a la prensa formal. El medio de comunicación más utilizado son las redes sociales, vía en la que también se llevan críticas bastante expresivas.

Por ejemplo en Altamira, Don Miguel Gómez Orta hace “llover” despensas todos los días – a domicilio- en colonias y  ejidos en su esfuerzo por alcanzar el palacio municipal.

Se mueve por todos lados:  Los Olivos, Jardines de Arboletas, Unidos Avanzamos Más, José de Escandón,  y los ejidos Tres Marías y Tres de Mayo. Ningún campirano se le puede escapar, ni los boleros y veladores de la plaza principal de la cabecera.

Se ha empeñado y posiblemente lo logre. Juvenal Hernández, perdón, su esposa, ya va de salida y  muy difícil que el jefe político le conceda el retorno o autorice trepar a una de las hijas de ambos.

Miguelillo ha sabido defender “el punto” en el Congreso y eso en Palacio lo saben.

En el norte de la geografía estatal, Nuevo Laredo, Félix “Moyo” García gasta suela en llevar despensas. “Hoy debemos salir a dar la cara por nuestra gente”, dice, aprovechando el fenómeno de la pandemia. Se reúne con grupos y personas. Se mueve.

En Reynosa anda desbocado Don Rigoberto Ramos Ordóñez. Trae nueve mil 700 seguidores en su “feis” a los que tiene bien convencidos que su voz “es la voz de Reynosa”.

Reparte botellas de cloro y bolsitas de víveres con sus logotipos.

Su afirmación es que “en esta contingencia sanitaria apoyaremos en la medida de lo posible a las personas más vulnerables”.

Un simpatizante de redes le reclamó:

-No´mbre, sean parejos con todos jajjajja, el cloro vale 9 pesos. Déles una despensa

-También lo hacemos Santiago –le contestó el precandidato.

En la Constitucional Rigo podría tener como contendiente a Juana Alicia Sánchez Jiménez, o “Juanita” como le dicen sus amigos. Andan en la pelea. Juanita  trae 11 mil “me gusta”.

La mujer reparte vasos de agua por las calles de Reynosa con el programa “Toma Agua, cuida tu salud, mantente hidratado. Cuando estamos hidratados las células del cerebro reciben sangre oxigenada y se mantiene alerta”.

Ella visita las colonias con una camioneta a la que trepó un garrafón. Es una mujer ya madura en política. Repitió en la diputación.

Este 30 de abril convocó a los niños a ver la película “La Leyenda del Charro Negro” por vía Internet. Función virtual gratuita.

Su lema: Unidos vamos a salir adelante.

Sabe que, si hay gracia para hacerlo, hasta un vaso de agua puede decidir un voto.

En la última esquina del norte se mueve Doña Carmen Lilia. Aparte de los “regalitos” –también despensitas- tiene otra forma de matar pulgas: “Hace 45 años mis padres organizaban unos hermosos festivales llenos de alegría para todas las niñas y niños de Nuevo Laredo. Mi hermano y hermanas los disfrutábamos montones, con juegos tradicionales y muy divertidos”.

Era una chiquilla según las fotos que publica. Su papá era el alcalde. Basa su precampaña en el recuerdo.

Aprovecha el momento y tiene en ejercicio su programa “Sanitización en tu colonia” que consiste en fumigación contra el virus.

Aparte de miles de despensas (según un video que subió a redes) regala muchas cosas, gel, cubrebocas, indumentaria para personal de salud.

 Roxana Gómez Pérez quiere ser presidenta de Río Bravo. Tiene madera y está en la ruta de los Dioses.

En este Día del Niño supo festejar a los reyes de la casa: “Tendremos 100 regalitos y 100 bolsas de dulces, que serán entregados el próximo sábado 2 de Mayo”.

Sabe de propaganda: “Para participar se requiere cumplir con los siguientes 3 pasos: 1.- Etiqueta a 5 amigos, 2.- Da like a esta publicación y comparte, 3.- Dale like a la página….. Así gana adeptos ante el respetable público.

Más de su intensa campaña en que no tiene que sacar mucho de su chequera: “El próximo lunes 4 de mayo, sortearemos esta OLLA de COCCIÓN LENTA, para participar se requiere cumplir con los siguientes 3 pasos (son los mismos)”.

Y el “pilón” de los regalos: “El próximo sábado sortearemos 1 juego de artículos de cocina… para participar se requiere cumplir con los siguientes 3 pasos”.

Sería una buena presidenta de Río Bravo.

Héctor Escobar, de Matamoros, mata pulgas al pegarse como chicle del personal de la COEPRIS, “donde visitamos centros comerciales, sitios de taxis, puestos ambulantes”. No ejerce función alguna pero ahí anda.

Aparte la despensita, el gel y su gran concurso de declamación para padres, hijos menores e hijos mayores con premios de cinco, cuatro y tres mil varos.

De perdido la candidatura por la reelección le caería muy bien.

En el “corazón de Tamaulipas” Arturo Soto Alemán es el mejor posicionado de su partido rumbo a la alcaldía. Sin embargo parece que los Dioses Mayores no le dieron el visto bueno. Se puede acomodar en la reelección o en un escaño federal.

Maneja en redes 42 mil seguidores, que es mucho decir y tiene en marcha su peculiar concurso de declamación. Asegura que su sueldo de diputado lo dona todo en despensas, que también reparte en el curso de la pandemia.

El espacio se terminó. Luego seguimos con otros activistas que le tiran a diputaciones o presidencias.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*