Los precandidatos son unos “genios”

Ago 17th, 2020 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El Congreso de Tamaulipas es semillero de alcaldes. Los que ocupan un escaño legislativo quieren “sacrificarse” por el municipio donde viven.

Algunos han llegado a candidatos pero muerden el polvo. Regresan con algo de pena o de plano no se vuelven aparar por aquello del qué dirán ¿por qué otra razón?.

En fechas recientes los casos más sonados son los de Copitzy Hernández García y  Anto Tovar García, que en 2018 pidieron licencia para jugar por sendas diputaciones federales. Al rato volvieron.

También Jesús María Moreno Ibarra y Carlos García González, que se licenciaron para ir por Reynosa y Matamoros, respectivamente. Ya no volvieron ni por la feria.

Don Carlos se fue para la secretaría de Desarrollo Económico y “El Chuma” es el gerente de la Comapa de  su pueblo.

Esta legislatura, la 64, no es la excepción. Hay diputados bastante acelerados en su precampaña.

Sin duda algunos dejarán el Legislativo y accederán a la responsabilidad que buscan con todo derecho. Otros pudieran regresar derrotados.

Por lo pronto hemos detectado una docena de “suspirantes” por los dos principales partidos, Pan y Morena, que traen proyecto bajo el brazo y lo trabajan a su manera, sabedores de que para ganar necesitan el voto de la comunidad.

Los del PAN necesita otro voto: El de Palacio.

La verdad es que hay que admirarles el ingenio que se cargan en sus actos anticipados de campaña ¿de qué otra manera se le puede llamar a sus eventos?. Bueno, a ellos también se les puede endilgar el título de Reyes Magos.

Hay dos que merecen un título especial y patentar el procedimiento para ganarse la confianza ciudadana: Rigoberto Ramos Ordóñez y Alberto Lara Bazaldúa, los dos de Reynosa.

Es muy temprano para saber si serán los abanderados de sus partidos, el primero de Morena y el segundo por el PAN, pero, de acomodarse las cosas, el choque será tremendo.

Rigo “inventó” (debió registrar su idea) el procedimiento de regalar gas LP en las colonias populares, que luego le copió el panista.

Lara tiene un “agregado” a su precampaña: Trae maquinaria pesada –particular- reparando calles y desmontando espacios públicos, algo que es tarea del ayuntamiento.

Para darle más “caché” al asunto, Lara se desplaza en una poderosa motocicleta y se da tiempo para “pasear” a quienes lo solicitan.

La última, y que puede patentar el de Morena para que no se la ganen: Compró motobombas y camionetas para fumigar y combatir el zica, dengue y otras enfermedades que producen los mosquitos. Hace la tarea que le compete a Doña Gloria Molina Gamboa, jefa de Salud.

Rigo lleva la delantera porque además reparte agua potable en pipas de 37 mil litros, en sectores donde Comapa y el ayuntamiento son incapaces de proporcionar; regala despensas, dotaciones de sanitizante e instaló un comedor completo cuando el huracán Hanna azotó el municipio.

La verdad es que deberíamos llamarle campañas, porque eso son, con la diferencia de que ellos ponen la lana, sale de sus carteras y no del erario. Es lo que los salva. El IETAM no tiene derecho a reclamar.

Hace tres días el panista publicó en redes: “Entregamos con mucho respeto y amor una televisión a la señora Yolanda para que realice una rifa y de esta manera pueda recaudar fondos para una operación que necesita su hijo”.

Excelente, y faltan las campañas. Si van a la constitucional será choque de trenes donde el superviviente tiene que ser uno y podría ser… Ramos Ordóñez.

Un diez para ambos: Suplen deficiencias. Ambos precandidatos deberían quedarse hasta septiembre del 2021 para hacer la tarea de la presidenta Maki Ortiz.

Sin duda son unos genios estos pela´os.

Seguimos con otros diputados: En Altamira el gran movimiento es de Miguel Gómez Orta, que parece tener ya el visto bueno de los “dioses mayores” para ser candidato del PAN.

Como el INE le aplicó medidas cautelares y no quiere que publique nada de sus despensas y otros beneficios, trae un buen invento: “Próximamente en tu colonia o ejido, recorreremos casa por, sigamos atendiendo las recomendaciones de salud”.

Es algo que merece patentarse, igual que los motivos del legislador Francisco Javier Garza de Coss, de Reynosa, para presentarse también en territorio: “Concientizando sobre el uso del cubrebocas y demás indicciones que nos piden las autoridades de salud”.

Así no hay problema con el INE. A nadie se le puede prohibir “concientizar”.

En cambio muy burda la precampaña de Doña Ivett Bermea Vázquez, que quiere la presidencia de su Matamoros querido: “Rifa de una padrísima computadora; lo único que tienes que hacer es darle like a mi página y etiquetar a un amigo; entre más amigos etiquetes más posibilidades tienes de ganar”.

Sobre el “caso Matamoros”, Bermea es la esposa de Carlos García González, quien mordió el polvo en el 2018 después de pedir licencia como diputado al Congreso (ejemplo clásico de una “juanita”). Sería el motivo por el que la balanza parece inclinarse rumbo a Héctor Escobar Salazar.

El espacio se terminó y quedó en el tintero otro tanto de aspirantes en precampaña. Seguiremos.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*