A prueba los “ingenieros electorales”

Ago 24th, 2020 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En las elecciones del 2021 Tamaulipas vivirá una situación inédita que pondrá a prueba a los más experimentados “ingenieros electorales”.

Hay tres elementos atípicos que se incorporan al proceso: El pleito que se traen el gobierno del Estado y la federación, la emergencia del virus y la presencia de 14 partidos. Una situación que seguro reducirá la presencia de votantes en las urnas.

El choque frontal entre la administración estatal y el gobierno pejista polariza e inhibe la intención del sufragio. Y no hay para cuando se den la mano.

En cuanto al coronavirus, es muy probable que de aquí al seis de junio no vayan a cambiar mucho las cosas. La alerta, las medidas de control seguirán vigentes, tanto que las campañas serán por medios electrónicos y a distancia. Controles también a la hora de emitir el sufragio.

Todo esto desalienta la concurrencia a las urnas.

Ahora bien, tantas organizaciones vendrán a pulverizar el voto en beneficio de uno o más partidos dominantes. Ya son demasiados. Los más “chicos” irán de “paleros” o con candidatos “a modo” para que otros ganen. Es una historia muy conocida. Participan mercenarios que han hecho de la política su forma de vida.

Viviremos un proceso concurrente con la federal. Las  diputaciones no interesan tanto como las presidencias municipales, que son el primer eslabón de la relación del poder público con la ciudadanía, el contacto más cercano y por tanto que despierta pasiones.

No obstante debemos recordar que, en 2019, la votación promedio en Tamaulipas para la renovación del Congreso fue del 30 por ciento. Es una afluencia que da pena decirla ¿se repetirá la historia para el 2021? Pudiera ser. Sobran motivos.

Si los organizadores del proceso, INE y IETAM no hacen bien su tarea, y si tampoco le echan ganas los partidos y candidatos, la concurrencia será bastante baja aun con las pasiones que despierten los aspirantes a las alcaldías.

Solo falta que, el seis de junio, se venga un aguacero que acabe con los “almuerzos amigos” y  el acarreo a las urnas.

En la “nueva normalidad” no habrá funcionarios de casilla mayores de 60 años ni representantes partidistas, mujeres embarazadas, diabéticos o con algún problema renal. Nadie del segmento de algo riesgo.

Lo mas probable es que los “viejitos” prefieran quedarse en casa en lugar de ir a votar contra sus enemigos o por los aspirantes de su preferencia ¿para qué correr riesgos?.

Hay que entender que son los mayores los que más cumplen con su deber cívico de nombrar a sus autoridades. A los jóvenes les vale gorro.

Sabemos que la austeridad republicana no permite generar más confianza en que se evitarán contagios de virus. Los expertos recomiendan duplicar las casillas críticas para evitar “colas”. El INE no lo autorizará porque es doblar los costos.

Falta que elaboren protocolos, pero lo más seguro es que no lleguen suficientes materiales antivirus por los altos costos. A los ciudadanos ya nos están comunicando que deberemos llevar un bolígrafo o crayón para cruzar la papeleta.

En fin, la pauta nos la darán las elecciones del 18 de octubre en Hidalgo y Coahuila. Veremos si las medidas de control sanitario inhiben la presencia de personas o se adaptan a la nueva normalidad.

Muy atentos en cómo se realizan las campañas “a distancia”, la capacitación, el nombramiento de los representantes “casilleros” y hasta la hora de las votaciones.

Lo que sigue es que nuestros “ingenieros”, PAN y Morena principalmente, tomen lo mejor de esas elecciones y lo importen a Tamaulipas desinteresadamente.

Por otra parte, mire  que el síndico Luis Torre Aliyán, ahora independiente, comienza a perfilarse como el abanderado de Morena a la alcaldía de Victoria. Entraría como candidato externo.

Casi desde que comenzó su función en octubre del 2018 se desligó de la administración de Xicoténcatl González  Uresti y se dedicó a crear su propio capital político, construir una figura que le permitiera aspirar y luego conquistar el edificio del 17 Hidalgo.

Ha recorrido 120 colonias y ejidos en calidad de Segundo Síndico. Ya tiene su posicionamiento.

En la última sesión de cabildo extremó actitud al exigir la comparecencia de la jefa de Contraloría, Rosalba Cepeda Guerrero, con motivo de los presuntos actos de corrupción en que han caído los funcionarios de presidencia, según el escándalo de las factureras.

Seguramente en un tiempo no muy lejano Aliyán pedirá licencia para dedicarse de tiempo completo al proyecto.

 No ha dicho que quiere ser presidente y menos apoyado por Morena, pero los comentarios de redes se encargan de identificarlo y solicitarle que acepte ser candidato.

Hay cientos de comentarios ciudadanos, varios que resaltan como el siguiente: “Lo único que pedimos es honestidad, que no nos mientan, que no roben y no es tan difícil, son los mejores principios que cada político debe cumplir”.

De hecho en la ciudad capital, en el partido morenista, ya solo se mencionan dos con posibilidades de acceder a la candidatura, el propio Torre y Eduardo Gattas Báez, este ya dos veces candidato, una para diputado local y la otra para presidente. En ambas perdió pero le dieron experiencia.

Al final de la tarde el popular “Lalo” se quedaría con una candidatura a diputado local. Méritos los tiene.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*