Patearon el avispero Morena

Oct 11th, 2020 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El avispero sigue alborotado en Morena. Falló el “dedazo” en favor de Mario Delgado Carrillo y la grilla se desató con la rebelión de Porfirio Muñoz Ledo.

Los que patearon el panal no tenían idea de las consecuencias. Los nubarrones de una división permanente amenazan al partido del presidente.

Como consecuencia de dos años de grilla, el Movimiento de Regeneración Nacional está paralizado. Los dirigentes andan más preocupados en quedar bien con los nuevos jerarcas, que en los preparativos de la elección del 2021.

En esas condiciones trazan la ruta de los perdedores. Las elecciones están a siete meses con 24 días y nadie se preocupa por el partido. En Tamaulipas se sabe que a partir de este lunes comenzará el desfile de gente hacia la ciudad de México para “picar piedra”.

Le prenderán una veladora a Dios y otra al Demonio. Van con Delgado y con Muñoz Ledo. Cualquiera de ellos puede quedar como “líder”.

No hay delegado o comisionado nacional y la dirigencia está acéfala, no funciona con Enrique Torres Mendoza. Los precandidatos le apuestan a las recomendaciones nacionales.

Se sabe que priístas principalmente, algunos de Acción Nacional y actores libres, tratan de arroparse con el partido pejista en busca de alcaldías y diputaciones. Ya no le apostarán a la consulta a la bolsa, perdón a la base como se dio en el 2019.

Este mismo lunes Muñoz Ledo está dispuesto a rendir protesta como “presidente legítimo” de la organización, aun sin el reconocimiento definitivo de la presunta encuesta del INE.

No lo pueden dejar. Se ha convertido en un crítico de la 4T que, en un ataque de demencia senil, sería capaz de desconocer al mismo Presidente López.

Su enemigo, Delgado Carrillo, se hallaba en Coahuila en la promoción de sus candidatos a diputados locales. Hay elecciones el siguiente domingo. Los resultados serán un “ensayo” de lo que viene. Si gana Morena, hay posibilidades de que se alce con la victoria el año venidero.

La profunda división deteriora la imagen del partido obradorista y pone en duda los pronósticos de triunfo para seguir controlando el Congreso federal.

Por cierto, el Presidente apuró a sus colaboradores o funcionarios del gobierno federal, a presentar renuncia antes del 31 de octubre si es que aspiran a un puesto por elección ¿cuántos tamaulipecos lo harán?. Se nos hace que ninguno.

El más encumbrado, Héctor Martín Garza González, no busca ser diputado federal, quiere la gubernatura y para eso falta más de un año. No se espera que renuncie. Tampoco Rodolfo González Valderrama, el de RTC. Bueno, a menos que se les coloque en un lugar privilegiado de la “lista” plurinominal.

No es factible una licencia del senador Américo Villarreal Anaya. No le interesa un escaño en el congreso y menos la alcaldía de ciudad Victoria.

Menos piensa en el retiro el JR Gómez Leal, el embajador (programas sociales) de López Obrador en esta tierra. No necesita una chamba para vivir. La última declaración que rindió ante la secretaría de la Función Pública dice que ganó 320 mil varos mensuales libres de polvo y paja.

Ingresó  un millón 423 mil pesos más que en el 2018, de ellos apenas un millón 266 mil como delegado federal. Le interesa en poder político.

En cambio es posible que la legisladora por Tampico, Olga Sosa Ruiz, se licencie con miras a buscar la alcaldía. El fin de semana visitó y convivió con los locatarios del nuevo mercado municipal, un proyecto que ella impulsó cuando fue diputada local.

Ya entrados con los representantes populares, rindió protesta Judith Martínez de León, la suplente de Pilar Gómez Leal, quien ahora es presidenta sustituta de Victoria.

Pocos saben que Judith es titulada en Relaciones Públicas (Victoria) por la UAT y proviene del Estado de Nuevo León. De 50 años, trabajaba para la Secretaría de Bienestar estatal. No es militante del PAN, así que  no pagará cuotas.

Varios de nuestros legisladores no son originarios de esta tierra aunque tienen varios años viviendo aquí. Por ejemplo el coordinador parlamentario Gerardo Peña Flores, que también es neoleonés; la morenista Leticia Sánchez Guillermo, llegó de Veracruz, y su colega Ulises Martínez Trejo viene de Tabasco.

Doña Susanita Juárez Rivera, la más longeva de toda la historia del Congreso de Tamaulipas, es también de Veracruz. Nació  el 29 de abril de 1938, en tanto que su colega Guillermina Medina Reyes, nació allá mismo en diciembre de 1976.

Juana Alicia Sánchez Jiménez, representante por Reynosa, es de Coahuila. Vino al mundo antes del Día de las Madres de 1969, mientras que  Don Miguel Angel Gómez Orta, futuro alcalde de Altamira, también es del sureste, de Tabasco.

Total que estamos invadidos de jarochos morenos, sin que sea impedimento para ejercer como legisladores. Emigraron en busca de mejor vida.

El que se quedó vestido y alborotado es Alfredo Vanzzini Aguiñaga, el suplente de Arturo Soto Alemán, dado que este solo pidió licencia por varias horas. Regresó al escaño y, si se va en definitiva, será ahí por abril para hacer campaña para diputado federal.

Vanzzini le ha tirado mucho sin alcanzar sus sueños. Compitió por la Fiscalía General de Justicia del Estado y la Fiscalía Anticorrupción. Es panista.

Leave Comment

*