El juego de las cuentas públicas

Dic 17th, 2020 | By | Category: Opinión Pública
Spread the love

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Por más que el Auditor jure que se ajusta a la Ley, no es creíble que la fiscalización de las cuentas públicas del gobierno, ayuntamientos y descentralizados, es real.

A nadie se le quita la idea que reciben manejo político según el gobierno en turno, que son instrumento de presión para doblegar a quienes “brincan las trancas” de la disciplina y fidelidad, hacia la “esquina del poder” en ciudad Victoria.

Son escasos aquellos funcionarios estatales y municipales que han pagado con “barrote” –cárcel- el saqueo del erario.

En otras palabras, la revisión de los ejercicios fiscales son un juego de poder y sometimiento.

Que sirva de preámbulo lo anterior, para abrir comentario sobre los dictámenes (decretos) aprobados por el poder legislativo en la última sesión plenaria del año, este martes.

Pudiera tener razón la Auditoría Superior en “atorar” a determinados organismos (actuales jefes o ex), pero no demuestra con pruebas y hechos que hay irregularidades. Los papeles solo dicen que “no cumplió con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia”.

En conclusión: La Auditoría no tiene credibilidad ante los ciudadanos y menos los actores. No es que la haya perdido porque nunca la ha tenido. Opera según los vaivenes de la política.

Por eso nadie cree que esté ajustada a realidad la negativa hacia las cuentas de algunos municipios como Reynosa, ejercicio 2018, cuando es público y sabido que la presidenta Maki Ortiz Domínguez no la lleva bien con el poder estatal.

Después de las negativas, las mujerona hizo su defensa en redes sociales: “La Auditoría Superior de la Federación aprobó la Cuenta Pública de Reynosa de 2018 y 2019, en cambio la Auditoría Estatal no las aprobó! Casual…”

Un mensaje más: “El Congreso del Estado de Tamaulipas vota en contra de la Cuenta Pública 2018 de Reynosa, sin considerar la solventación presentada de febrero a la fecha. Casual…”

Los documentos no explican por qué tampoco “pasó” la Comapa de aquella región, cuyo presupuesto de ingresos autorizado fue por 679 millones y los egresos 848. El gasto es por 169 millones más ¿es delito?.

Como única versión los fiscalizadores mencionan que “las partidas de ingresos y egresos no se encuentran debidamente justificadas y comprobadas… Causando probables daños y perjuicios a la hacienda pública”.

En cambio sí pasaron las cuentas del DIF local a cargo del “Makito” Carlos Peña Ortiz, con presupuesto de 110 millones, y del Fortamun por 457 millones ¿qué estará pasando?.

No se discute que la señora pudiera ser una bandida, lo que faltan son evidencias para poderla calificar.

En febrero precisamente los auditores reportaron, sin abundar más, que le faltaba justificar el destino de 176 millones 846 mil pesillos, mucho dinero como para que se lo haya embolsado la doctorcita y su familia.

Hay otros pendientes del mismo 2018, que no corresponden propiamente a los ayuntamientos que entraron en funciones en octubre de ese mismo año. La responsabilidad, en todo caso, es de los alcaldes anteriores.

La diferencia es que Doña Maki viene desde el 2016 y, si le encuentran algo que amerite cárcel, pues que la metan al bote pero que se publique de sus anomalías.

Rechazada por igual la correspondiente a Madero, pero no en el gobierno de Adrián Oseguera (de Morena) sino de Andrés Zorrilla Moreno, un panista con fama de pillastre.

Se le inculpan malos manejos por 26.8 millones de pesos sin que se explique en qué hizo los trastupijes. La opinión pública quiere saberlo para concebir que la ASE está haciendo su chamba en defensa de los intereses comunitarios.

Según los decretos, no cumplieron con las Leyes en el manejo financiero otros municipios como: Abasolo, Antiguo  Morelos, Burgos, Camargo, Casas, Cruillas, Guémez, Guerrero, Hidalgo, Matamoros y Llera, San Carlos, Tampico y Villagrán.

El Auditor Espino Ascanio da mala espina cuando –con el visto bueno de “La Quina” Hernández Correa-, decide suspender solo una cuenta del Gobierno del Estado (del ejercicio 2019), y que se refiere al Programa Impartición de Conciliación y Arbitraje Laboral, en el área de la secretaría del Trabajo.

Como sabemos, en esa época se desempeñaba como titular Estela Chavira Martínez, renunciada con poca cortesía el uno de noviembre del 2019.

No hay información de qué hizo la señora con los 42.5 millones de presupuesto de ese programa. Solo afirman que el rezago laboral siguió igual: 15 mil 749 expedientes en trámite y cinco mil 636 en ejecución.

Sería bueno que Don Jorge Espino deje de dar mala espina entre el respetable y explique en dónde están las pillerías, con lo cual dejaría la imagen de que hace una chamba político electorera.

En otros temas, antes de entrar en periodo de vacaciones decembrinas, la UAT dio a conocer los resultados del Premio Universitario 2020 que reconoce los mejores trabajos de investigación realizados por personal académico y de tesis. Los galardones serán entregados en enero del 2021.

Ganaron 18 trabajos en tres categorías: Investigación de Excelencia “General y Licenciado Bernardo López García”; Investigador Joven “Dr.  Norberto Treviño Zapata”, y premio Tesis de Calidad “Lic. Natividad Garza Leal”, en niveles de licenciatura, maestría y  doctorado, respectivamente. Bien por los premiados.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*

code